Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Marcos Carrascal Castillo
Marcos Carrascal Castillo
Que Lorca está vivo, mal que le pese a sus muertos asesinos, es una evidencia. Pero, por desgracia, su legado actualiza su vigencia

En el teatro El Español, en la plaza de El Príncipe, en Madrid, nos dimos cita un grupo de espectadores para disfrutar de la obra de “El sueño de la vida”. Esta obra es la última que escribió el poeta granadino, inconclusa por su repentino asesinato a manos del bando franquista. Según he averiguado, los actos segundo y tercero han sido terminados por el también poeta Alberto Conejero, por encargo de la Comunidad de Madrid. Esta obra ha sido dirigida por Lluís Pasqual, y permite empatizar con aquellos tensos y ambiguos momentos de 1936. Permite devolvernos al poeta que nos arrancaron los enemigos de la cultura. Permite que firmemos un justo sepelio para el faro que alumbró a una de las generaciones de poetas más importante de nuestra literatura.


Esta semana, una senadora del PP se refería a las víctimas de la dictadura y del bando que la creó como “unos huesos”, y advertía que era excesivo la cifra de dinero que se destinaba a la partida de Memoria Histórica. Cuán hipocresía: dudo que tuviera agallas de hacer una aseveración semejante sobre las víctimas de la ETA, de los GRAPO, del FRAP, de Al Qaeda, de Daesh… Y, asimismo, hoy, domingo 10, la derecha —y los fascistas; y no hablo de VOX, sino de La Falange y de los nazis de Hogar Social— llama a tomar las calles para protestar contra el presidente Sánchez, acusándole alta traición.


Lorca, a través de esta obra, plasmó su obsesión por abrir los ojos al pueblo; por hacer que la cultura fuera un instrumento de empoderamiento popular, y no un hueco lujo para los epulones que mantenían con los ojos cerrados a la mayoría social. Hoy, en medio del blanqueamiento constante de sus asesinos, de la involución que pretende la derecha para nuestro país, del desmantelamiento de nuestros derechos, de los albores de una nueva crisis del capitalismo —según apuntan no pocos analistas—, Lorca está vivo. Y, esta vez, no le podrán matar. Esta vez, los únicos asesinos que puede tener Lorca somos nosotros, miembros del pueblo, si olvidamos su legado o continuamos con los párpados echados.


Embriaguémonos con su poesía y disfrutemos de su teatro: al fin y al cabo, eso es el arte; y la literatura es arte. La literatura tiene la finalidad de que nuestras entrañas puedan experimentar el placer estético y anímico; pero también tiene la función de conmover el corazón de sus lectores. Es cierto que el grupo La Barraca que forjó Lorca, en esta España del siglo XXI, de redes sociales, smartphones e inmediatez, ya no cobra mucho sentido. Pero vayamos a la raíz, y agudicemos el ingenio para, como Lorca, encontrar la forma a través de la cual el arte consiga transformar la sociedad, privándola de las ideas que le despojaron de la vida y que no se consternan ante la séptima obra de misericordia corporal que manda la Iglesia católica —la de enterrar a los difuntos—.


Con Lorca vivo en los teatros, en nuestras bibliotecas y en nuestros corazones, con la osadía manando cual fuente inagotable de nuestro interior y con el legado de nuestros padres y nuestros abuelos, los que sí nos dieron una lección al desafiar al fascismo que les encarcelaba con cuarenta años por militar en política, seremos capaces de teñir este panorama desolador que nos circunda, y podremos transformarlo en versos sueltos que revoloteen por la Historia. Como escribió nuestro poeta, el más terrible de los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza muerta.

Artículos del autor

No obstante, quizás como ostracismo o quizás como acto de generosidad, desde la cúpula pablista de Podemos se le encargó a Errejón la tarea de pilotar la candidatura autonómica de Podemos en Madrid.La semana pasaba, como se sabe, todo explotó: Errejón se protegía bajo el paraguas de Más Madrid, con Carmena, Echenique se deshizo en quejas contra él con escaso tacto y la cúpula de Podemos advirtió que Errejón estaba fuera de Podemos y que concurrirían las siglas de igual forma a las urnas.

Cuatro días de enero: prosigue el endurecimiento de las condiciones de los inocentes que se juegan la vida para arribar a nuestras costas.

​La noche del domingo fue agria para los votantes progresistas. He de reconocer que me henchí de rabia, y me cogí una pataleta, cual niño pequeño. He necesitado varias horas para sosegarme y asumir que Santiago Abascal y su lugarteniente en Andalucía no han sido quienes mejor han hecho la campaña.
​Andalucía concita la atención de los ojos españoles. No son pocos los partidos políticos que han jugado a estas elecciones con las mismas cartas que con las nacionales. Esta estrategia solo tiene un vencedor: el PSOE de los lupanares y los EREs en Andalucía y el PSOE fresco —según el CIS— de Pedro Sánchez en España.
​No son los ochenta, pero un par de cadáveres pálidos que arrastran los pies y están enfundados en chándales de tactel recorren mi barrio. No se sabe a ciencia cierta qué edad pueden tener.
​Ralo cabello despeinado, pálida piel, oscuros ojos nostálgicos y con el rostro surcado por marcas de la edad. Gesto adusto y desafiante. Un cigarro encendido incrementa la sensación de rebeldía. Es Michel Houellebecq. Mis amigos dirían que es “todo un personaje”.
​Arribó a la Moncloa tras una moción de censura un gabinete de gobierno feminista y progresista. Llegó la esperanza que desbancó al partido de la corrupción; al partido de la sentencia de la Gürtel. Toda la oposición se unió para entronizar a Pedro Sánchez.
​HBO, Netflix, Instagram, Facebook… y otras centenas de realidades nos recuerdan que vivimos en una sociedad en la que se rinde culto a la imagen.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris