Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Manuel Villegas
Manuel Villegas
Digo ignorancia por no mencionar craso analfabetismo de ciertos componentes de nuestra caterva política
La inefable Irene Montero, en una rueda de prensa celebrada el martes pasado, se inventó el inenarrable vocablo, "palabro", diría yo mejor, de portavoza.

Antes de entrar en materia considero que debemos de detenernos en el pefil de esta "personaja" (no uso personaje, pues me estoy refiriendo a una fémina, y así lo diría ella).

Según ella es psicóloga, pero es de las que, cuando yo era estudiante decíamos que había pasado por la Univeridad, pero que la Universidad no habia entrado en ella.

Con toda seguridad el aserto anterior es cierto, pues si no, no hubiese caído en la enorme estulticia de decir el vocablo que no quiero repetir por no darle pábulo y que nuestros "insignes" Academicos terminen por incluirlo en nuestro diccionario. ¡Bastantes barbaridades han llevado a cabo ya! Cuando era pequeño me eseñaron que en el idioma Castellano había los siguientes géneros: masculino, femenino, neutro, común, epiceno y ambiguo El masculino debería de ser empleado al referirnos a un varón.

El femenino estaba reservado para las hembras.

El común, según la RAE, se emplea cuando la cosa a la que aludimos coincide en su forma de masculino y femenino y carecen de género propio. El género gramatical se determina, en estos casos, por medio de los determinantes y adjetivos que acompañen a dicha palabra, por lo tanto la palabra portavoz es neutra y se debe de decir el portavos y la portavoz, según nos refiramos a un hombre o una mujer. Por ejemplo, el portavoz no es elocuente, la portavoz tiene buen don de palabra.

Podríamos caer en el más espantoso de los ridículos si en lugar de el artista, dijésemos el artisto, el pianisto, el burócrato y tantos otros más con terminación de femenino, pero cuya tarea la realiza un hombre, por aquello de reclamar, como hacen las feministas, una terminación que defina el género de la persona que lleva a cabo determinada labor.

El género neutro se emplean para las ideas y los conceptos abstractos, como lo bueno, lo importante, lo rídulo, etc..

Reservamos el género epiceno para sustantivos masculinos o femeninos que denominan personas o animales sin diferencia de género, como gorila, elefante, víbora, etc. Aunque hemos dicho género, debemos de referir rasgo semántico que es, en realidad lo que es.

La palabra antedicha gorila es de género masculino (decimos el gorila), aunque su rasgo semántico sea epiceno.

Este desmesurado y exacerbado afán que tienen algunas feministas para emplear palabras con terminación femenina que no existen en español, nos llevaría al más espantoso de los ridículos, pues a la mujer que conduce un avión habría que llamarla pilota y no piloto, a la que trabaja en los albañiles se la denominaría albañila, la que conduce un coche debería de ser la chofera, y así ad infinitum en el colmo de las majaderías.

Sin embargo a la mujer que compone poesías se empecinan en denominarla la poeta, cuando hay una bonita palabra castellana que la define con toda justeza y es poetisa.

Esto nos demuestra a todas luces la necedad, cuando no ignorancia, que tienen estas personas por crear palabras femeninas que no existen ni tendrán cabida en la mayoría del publico castellano hablante.

Como consejo les recomiendo que lean mucho, sobre todo a nuestros clásicos y así podrá llegar el día en el que posiblemente usen nuestra lengua con toda propiedad y corrección.

Artículos del autor

No puede ser llamada de otra manera el escrito que la Ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, nos ha enviado a todos los jubilados este pasado dos de enero.
Con el ingenio y la picardía de niños comentábamos que menudo coche le pedíamos a Dios, que por ser tan valioso seguro que no nos lo concedería.
Esta es la máxima pena que se puede imponer a un reo condenado a la privación de libertad que se contempla en el Código Penal de España,
El Diccionario de la Real Academia Española define manada como: “Conjunto de ciertos animales de una misma especie que andan reunidos”.

El nivel medio mundial está en el punto 43, lo que nos indica que la podredumbre de las instituciones públicas se extiende a todos los países, pues para que la media sea 43 en algunos de ellos se tiene que superar con creces esa puntuación, con el consiguiente perjuicio para sus ciudadanos por ir en detrimento de mejoras en sanidad, enseñanza, infraestructuras, bienestar y mejor calidad de vida de sus habitantes.

Sé que muchos de los que lean este escrito me tacharán de catastrofista, xenófobo o cualquier otra cosa peor.
La expresión latina nil novum sub sole, es totalmente cierta: Nada hay nuevo bajo el sol.
Por desgracia en España podemos decir que no está ocurriendo este presupuesto enunciado, al menos en algunos de los que conforman ciertos grupos o partidos políticos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris