Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Manuel Villegas
Manuel Villegas
Eliminar los restos franquistas, pero menos
Para las nuevas generaciones que no tengan conocimiento de ello conviene recordarles que la hora que tenemos en España no se corresponde con el huso horario que determina su situación geográfica.

Utiliza el que le corresponde a Francia, Italia, Benelux, Dinamarca o Alemania, al igual que el de todo Centroeuropa.

Ahora que vamos a volver el horario de invierno conviene que recordemos el por qué de esa anomalía.

Sobre Franco se han empleado ríos de tinta diciendo que era un fascista, un nazi y cosas por el estilo. Hasta cierto punto ello es verdad, pero habría muchas cosas que probar para sostener tales afirmaciones.

Una que demuestra lo contrario es el fracaso total que Hitler tuvo cuando vino a visitar a éste en Hendaya el veintitrés de octubre de 1940 (no fue Franco quien viajó a Berlín, sucedió al contrario cosa que ya demuestra hasta que punto era remiso a obedecer las pretensiones del NAZI por excelencia) para que España entrase en el conflicto bélico que el totalitarista pintor de brocha gorda había organizado y que traería la ruina de Europa durante muchos años.

Cuentan que en ese contacto las condiciones que Franco imponía para uncirse al yugo nazi, fueron tan duras (no es momento ahora de enumerarlas) que Hitler no estuvo dispuesto a aceptarlas, y que, después de la reunión, parece ser que comentó que la conversación mantenida con el dictador español había sido peor que soportar un dolor de muelas.

En lo que sí cedió el Caudillo fue en adaptar hora a un huso que, por su situación geográfica, no corresponde a nuestra España, es decir, tener la misma hora que Berlín, o sea que cuando en nuestro País deberían de ser las doce, se determinó que fueran las trece. Solamente se aplicó para la Península, ya que las Islas Canarias conservan la que deberíamos de tener el resto de los españoles, por ello, cuando en cualquier emisora de radio se dice: “Son las doce, las once en Canarias”, es porque en ellas sí mantienen el horario que les corresponden.

Cosa que también llevaron a efecto la Italia del Duce y el Reino Unido. Éste más por una táctica de guerra, pues así conocerían la hora que despegaban los aviones alemanes, para descargar sus bombas sobre ellos, pero en 1945, al finalizar el conflicto, su hora volvió a la normalidad.

Sin embargo en España se sigue con ella. Por lo que durante el horario de verano, llevamos dos horas de adelanto y en el de invierno sólo una. Irrazonable ¿verdad?

Desde que tuvimos la suerte de gobernarnos mediante una democracia, la Izquierdas han regido nuestra Patria durante mucho más tiempo que la Derecha y han llevado a cabo todos los medios posibles para eliminar cualquier vestigio franquista: Se han destrozado sus estatuas, borrado de las calles su nombre y el de los que gobernaron con él y de quienes, según ella, tuvieran algún tufo franquista, aunque no fuese cierto, se ha atacado con dura saña cualquier cosa que lo recuerde, incluso el Valle de los Caídos, pero yo me pregunto: ¿por qué se ha seguido manteniendo el horario nazi que Franco aceptó? ¿Qué interés ha habido en conservarlo?

¿Es que la Izquierda española, a pesar de todo, quiere conservar un remanente franquista, o hay otros intereses ignotos, posiblemente, inconfesables para mantenerlo?

Lo dicho: INCOMPRENSIBLE, ¿verdad?

Artículos del autor

No vamos a hablar de las tensiones y luchas internas que esta formación política ha tenido a lo largo de su existencia.
Cuando oigo que, por todos lados, se manifiesta que ETA, se encuentra derrotada y vencida, aparte de la indignación que me entra, me acuerdo del chiste sobre un niño pequeño que llevaba dos horas llorando y sus padres desesperados y sin saber que hacer, estaban apunto de sufrir un ataque de nervios.
No. no me estoy refiriendo al fin del mundo según las profecías que anuncian cataclismos universales, caída de estrellas, terremotos y catástrofes sin cuento.
Ayer, tras enterarme de las diecisiete dimisiones del Ejecutiva del POSE, con cuya actitud intentaban que Pedro Sánchez abandonase la Secretaría del mismo, se me vino a la cabeza el chiste del pintor que, sobre la escalera, enjalbegaba una pared y pasó otro y le dijo: Agárrate a la brocha que me llevo la escalera.
Las izquierdas, utilizan cualquiera de estos términos como bandera y pendón queriendo indicar con ellas que son los adalides del avance de la Humanidad, aunque considero que si le preguntásemos a alguno de ellos el significado de esos vocablos, posiblemente no supiera definirlo.
Quede bien sentado que un sólo euro aportado por los españoles o proveniente de las ayudas que recibimos de la UE, que sea robado, escamoteado, malversado, dilapidado o empleado para otros fines que no sean para los que deba de ser destinado, ya es en sí una corrupción.
Por los países del entorno mediterráneo, especialmente entre los romanos circuló el dicho que da título a este trabajo y que traducido libremente al castellano quiere decir: “No te fíes de los griegos, porque te van a engañar”.

Ya sé que la política es imprevisible, pero yo sospecho que nuestra situación puede durar por generaciones, pues quienes realmente gobiernan en Venezuela no es Maduro, sino las cúpulas militares del Ejército y la Guardia Nacional, bajo las consignas y orientaciones de Cuba.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris