Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Manuel Villegas
Manuel Villegas
¿Pagamos todos?
Dicen que la Democracia, la menos mala de todas, es la forma de gobierno por la que el pueblo que es en quien reside el poder, tras unas elecciones, eligen a unas personas, dedicadas a la política, para que le soluciones sus problemas, no para que les roben, engañen y cometan toda clase de trapacerías, como nos tienen acostumbrados.

Ayer estos elegidos volvieron a demostrar lo que tantas veces han puesto de manifiesto: que los ciudadanos les importamos un bledo, que nuestro bien les interesa un ardite, y que lo único que buscan son el medro de sus mezquinos intereses, aunque el perjuicio que se les cause a los electores sea irreparable.

Hay un mandato de la Comunidad Económica Europea por el que todos los servicios han de ser liberalizados, y no se consientan monopolios, incluidos los de los estibadores.

El PP en la votación de ayer sólo se vio acompañado por el PNV, el resto de partidos volvió a demostrar sus cortas miras, su empecinamiento en castigar al Partido de Gobierno y causarle daño, sin tener en cuenta que a quien se lo producen no sólo es a él, sino a todos los españoles incluidos ellos mismos y también a los testarudos y privilegiados estibadores.

Que tengan en cuenta los políticos miopes que ya hemos tomado cuenta, y lo mismo que le ocurrió al PP, cuando, teniendo mayoría absoluta, no suprimió la Ley Aido por razones electorales, llevándolo en su programa, esas “razones electorales” le hicieron perder su preeminencia, y así se ve, mendigando apoyos que son insuficientes para gobernar holgadamente, también puede sucederle los que ayer nos causaron un daño gratuito.

No es que los españoles guardemos rencor, sino que tomamos nota de cómo nos ningunean los que los hemos elegido y nos abocan a pagar unos dineros sin alguna necesidad, sólo por conservar y mantener sus mezquinas pretensiones aunque nos causen un perjuicio económico innecesario, cosa que ya se reflejará en las urnas cuando llegue el momento.

El dicho “Ya pagará el francés el vino que se bebió” normalmente se cumple, así que se preparen estos políticos faltos de preocupación por el pueblo para las próximas elecciones.

Lo pagaremos los demás españoles, pues la multa diaria de 134.107,2 € diarios saldrá de nuestros bolsillos, incluidos los de los estibadores, además de la sanción de veintitrés millones de euros que ya llevamos acumulados.

La estiba de todos los puertos españoles, al garantizar la carga y descarga de los productos que, por mar, entran y salen de España, alcanza la nada despreciable cantidad de 200.000 millones de euros, y representa el 86% de las exportaciones y el 60% de las importaciones. El daño que se causará a nuestra economía será catastrófico, si llegamos a perder todo o parte de ese monto de movimiento portuario, pero eso le importa un bledo a los estibadores, sólo buscan su beneficio inmediato.

Bien pues que éstos también se preparen. Que sigan, que continúen con esa irracional tozudez de preferir el pan para hoy y el hambre del mañana, pues eso es lo que se les va a venir encima.

Quieren conservar las prebendas inmediatas que poseen sin tener en cuenta que se van a quedar sin ellas, no por causa ni de Bruselas ni del Gobierno de España, sino porque las compañías navieras, ya están buscando y encontrando puertos en los que las facilidades para la carga y descarga son mayores y mejores que las que les ofrecen los estibadores españoles y, lo más importante, a precios más baratos. Y todo el mundo conoce la ley de la oferta y la demanda.

Los restantes puertos y estibadores del Mediterráneo ya se están frotando las manos por el maná que se les viene encima sin ellos haberlo pretendido ni buscado, así que sigan, que continúen, que se les avecina un futuro sin trabajo en el ya no podrán disfrutar de lo que ahora tienen.

En resumen, esa actitud incomprensible de un Gremio privilegiado y endogámico va a dañar sin remedio a España entera, incluidos los integrantes del mismo.

Parece ser que queda un resquicio de esperanza ya que la ley de liberalización de la estiba volverá a ser votada. Esperamos, si es así, que la cordura, la sensatez y la altura de miras predomine en los que pueden conseguirlo para que no se nos causen más perjuicios innecesarios de aquellos con los que nos están agobiando continuamente, en lugar de buscar nuestro bien como es su obligación y para lo que se les ha elegido.

Artículos del autor

La frase con la que encabezo este escrito, de pequeño, la oía a mis mayores, cuando hablaban de un trato o compra-venta de un bien, ya podría ser de un semoviente, un cortijo o una casa.
Aunque se suele decir que la prostitución es el oficio más antiguo del mundo, eso no es cierto, el oficio más antiguo de la Humanidad es el de ser madre.
Es propio de los dictadores, una vez que consiguen el poder, eliminar a todo aquél que se opone o simplemente sospechan que ven en contra de su omnímodo dominio o pueda hacerle sombra.
Son muchas las opiniones que existen tanto a favor cuanto en contra de esta forma de concepción de un ser humano, pero ante este problema con tantas aristas y que solivianta pasiones.
El otro día hablábamos de la destrucción de la primigenia célula de la sociedad: La familia. Hoy nos vamos a centrar en otro gran problema que tiene España.
Aristóteles decía: Ó ανρ εστί το ζῷον πoλιτικόν, (ó aner estí το zoon politicón), o lo que es lo mismo: El hombre es un animal cívico, o ciudadano, no que se dedique a la política, tal como hoy la entendemos.
Posiblemente muchos de los que lean este escrito lo califiquen como anacrónico o carente de actualidad.
La actual Marsella era en la antigüedad una colonia griega llamada Massalia. Como todas las que se fundaron con la salida de sus habitantes de las distintas metrópolis helenas, se dedicaban al comercio.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris