Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Manuel Villegas
Manuel Villegas
Normalmente la mayoría de los libros de Historia señalan como la causa principal de la caída del Imperio Romano al avance de los bárbaros. Ciertamente esta es una de las concausas que dieron lugar a su ruina.

El empuje asolador de estos pueblos que venían presionados por los hunos realmente es innegable, podemos decir que Roma fue barbarizándose a medida que llegaban estos foráneos, ya que sus legiones estaban plagadas de soldados de allende las fronteras, así como muchos de sus generales también eran de la misma procedencia. Pero no hemos de olvidad que el Imperio Romano venía desmoronándose desde hacía tiempo, siendo una de sus causas principales la corrupción.

Para progresar en la vida pública había que tener un patrón o persona de gran influencia que ayudase a su pupilo a conseguir su propósito, pero ese favor no de hacía falto de interés, el beneficiado debería de corresponder con otras atenciones o donándole cierta cantidad de dinero al que llamaban propina (sportula= donativo).

El “servicio público” era entonces un medio para enriquecerse rápidamente, de tal forma que había personas especializadas en servir de intermediarios para llevar a cabo este comercio de recomendaciones. Eran los proxenetae. Todo se llevaba a cabo mediante el soborno, de tal forma que si un funcionario debía de presentarse ante un superior para solicitar cualquier cosa, debería de llevar un regalo en una de sus manos. No había actividad de cierta importancia en la vida romana que no estuviese impregnada de corrupción.

El soborno, el tráfico de influencias y la extorsión reinaban por todo el imperio. En Roma y en todas sus provincias era parte de su sistema. Como el hombre no ha cambiado ni un ápice en su forma de ser, nos encontramos con que al cabo de más de veinte siglos, la situación sigue siendo la misma.

La corrupción, el soborno, la extorsión y toda forma de usurpar lo que por justicia no les pertenece es la tónica general de la época en la que vivimos que emplean los poderosos para enriquecerse.

Son todos los países de mundo en los que en mayor o menor medida impera la corrupción, no sólo de sus políticos, sino también de sus empresas y de quienes pueden abusar de ello. Rara es la actividad en la que no se prodiga la mordida.

El índice de Percepción de la Corrupción (IPC) de 2016 elaborado por Transparencia Internacional pone de manifiesto el grado de corrupción en los sectores públicos de los distintos países del mundo.

Su escala de medición va de 0 (nivel más alto de corrupción) a 100, el más bajo. El nivel medio mundial está en el punto 43, lo que nos indica que la podredumbre de las instituciones públicas se extiende a todos los países, pues para que la media sea 43 en algunos de ellos se tiene que superar con creces esa puntuación, con el consiguiente perjuicio para sus ciudadanos por ir en detrimento de mejoras en sanidad, enseñanza, infraestructuras, bienestar y mejor calidad de vida de sus habitantes.

José Ugaz, Presidente de Transparencia internacional, dice: “En demasiados países la gente se ve privada de sus necesidades básicas y se acuesta cada noche con hambre debido a la corrupción, mientras que los poderosos y corruptos disfrutan con impunidad de estilos de vida lujosos”.

La invasión de los bárbaros fue tumultuosa, arrolladora y sin freno. Podemos dar como fecha de la desaparición del Imperio Romano de Occidente el año 476, cuando Odoacro, el hérulo, depuso a Rómulo Augústulo.

Nuestra civilización se está viendo amenazada por un peligro mucho más violento y pernicioso que el de los bárbaros. Es el del yihadismo.

La palabra yihad, en árabe significa esfuerzo, sacrificio, tesón, que es lo que ha de poner todo buen musulmán para lograr el perfeccionamiento en la práctica de sus creencias. También tiene otra acepción que es la de arrojo por extender el Islam a todos los pueblos infieles.

Los yihadistas están librando contra Occidente una guerra no convencional, pero guerra. Están sembrando el terror por todo el mundo, con el propósito de desestabilizar nuestras estructuras y eliminar nuestros valores milenarios.

En muchas madrazas de las mezquitas se están adoctrinando jóvenes con el único propósito de causar el mayor daño posible, aunque sea sacrificándose ellos mismos con la explosión de un cinturón de cartuchos.

Pero hay otro peligro mucho más pernicioso, solapado y tenaz que estamos padeciendo y es el de la invasión paulatina de musulmanes que se están instalando en nuestros países.

Se organizan en asociaciones, partidos políticos y todo tipo de unión con la que puedan conseguir poder. Sin ir más lejos el Alcalde de Londres es un musulmán que mantiene y asegura que los atentados terroristas son “parte integrante del día a día de las grandes ciudades”. No hay que ser muy perspicaz para darse cuenta de que de forma disimulada está defendiendo los actos terroristas.

¿Cuántas generaciones harán falta para que esta antigua y vieja Europa se vea invadida por el poder musulmán, al igual que sucedió con el Imperio Romano con la llegada de los bárbaros?

De ahí que mi pregunta sea ¿Estaremos en la agonía de una etapa histórica?

Artículos del autor

Sé que muchos de los que lean este escrito me tacharán de catastrofista, xenófobo o cualquier otra cosa peor.
La expresión latina nil novum sub sole, es totalmente cierta: Nada hay nuevo bajo el sol.
Por desgracia en España podemos decir que no está ocurriendo este presupuesto enunciado, al menos en algunos de los que conforman ciertos grupos o partidos políticos.
Dicen que la Democracia, la menos mala de todas, es la forma de gobierno por la que el pueblo que es en quien reside el poder, tras unas elecciones, eligen a unas personas, dedicadas a la política, para que le soluciones sus problemas.
La frase con la que encabezo este escrito, de pequeño, la oía a mis mayores, cuando hablaban de un trato o compra-venta de un bien, ya podría ser de un semoviente, un cortijo o una casa.
Aunque se suele decir que la prostitución es el oficio más antiguo del mundo, eso no es cierto, el oficio más antiguo de la Humanidad es el de ser madre.
Es propio de los dictadores, una vez que consiguen el poder, eliminar a todo aquél que se opone o simplemente sospechan que ven en contra de su omnímodo dominio o pueda hacerle sombra.
Son muchas las opiniones que existen tanto a favor cuanto en contra de esta forma de concepción de un ser humano, pero ante este problema con tantas aristas y que solivianta pasiones.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris