Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Manuel Montes Cleries
Manuel Montes Cleries
Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.

En medio del aluvión de ideas soporíferas y preocupantes que emanan de los informativos, hay veces que despierta nuestra atención algo que se acaba de oír.


En este caso se trataba de una manifestación que se estaba celebrando en Madrid en la puerta de un Museo. No se trataba del Museo del Prado, ni del Ejército, ni del reina Sofía o el Thyssen. La manifestación era ante el ¡Museo del jamón! Al grito “no es jamón, es cerdo muerto” un grupo de animalistas esgrimió pancartas el pasado día 9 pidiendo la “amnistía” para los cerdos (con perdón).


Supongo que para evitar la muerte del gorrino –salvando el jamón- se le practicará una operación indolora para quitarle el pernil y sustituirlo por una prótesis de vanadio que le permita seguir caminando con gracia y donosura propias de su estado, sexo y condición.


¿Qué va a ser lo siguiente? Prohibir despojar las cepas de sus uvas, los naranjos de sus frutos y dejar los boquerones y las gambas para ser vistas en los acuarios. Porque los animalistas también son vegetarianos, ovo-lacto-vegetarianos; ¡qué digo! veganos. ¡No por favor! Habrá de nuevo manifestaciones porque los árboles sufren, los campos lloran al segar las mieses, mamá atuna llora cuando le quitan sus hijos los malditos pescadores y la naturaleza se queja porque nos la comemos.


Les queda la antropofagia propia. Como decía al principio: “comerse las patas como los pulpos” Cosas veredes.

Mi buena noticia de hoy. Ayer me machaqué un plato de los montes. Para ser detenido por los manifestantes. Huevo, chorizo, lomo, pimientos y patatas. Hoy se está celebrando el duelo en las dehesas, los campos de hortalizas y los gallineros de aquellos que se sienten concienciados para amargarnos la vida a poco que nos despistemos. Descansen en paz los alimentos recibidos. Han pasado a mejor vida. 

Artículos del autor

​Entre las indecisiones judiciales, el primero dije… pero ahora digo, los chivatazos de un ex comisario y el follón separatista, perdemos de vista la realidad de lo que nos rodea. De vez en cuando nos llegan informes que nos ponen los pelos de punta.
​Por consiguiente tengo que escarbar en lo cotidiano y en lo pequeño. Esas circunstancias que no hacen fluctuar la bolsa ni temblar los gobiernos de ninguna parte del mundo. Esta vez he encontrado una buena nueva esperanzadora. Descubren una aplicación cibernética que permite andar a tres parapléjicos.
​Desde no hace demasiados años, nos está invadiendo una costumbre de lejanas raíces que está consiguiendo hacernos olvidar una hermosa fiesta y sustituirla por una patochada que detesto.

Me encanta la radio. Especialmente la buena radio. La clásica. Con sus presentadores, su música y sus invitados. Soy un forofo de los programas de Carlos Herrera y me engancho los sábados y domingos por la mañana con el espacio de Radio Nacional que dirige Pepa Fernández desde hace muchos años.

​Estos días se habla mucho de las vallas. Unas son visibles y otras no; unas están y otras, solamente se notan. Dividen países, regiones, barrios e inclusive familias y personas sueltas.
​Como me he comprometido a transmitiros una buena noticia cada semana, me tengo que tapar los ojos, los oídos y la nariz para poderme centrar en los sentimientos que nacen de lo profundo. Así encuentro motivos que merezcan la pena compartir.
​Estos días se habla mucho de una médica de familia que ejerce en Valladolid. Ha sido considerada la mejor médica de familia del mundo, después de haber sido considerada la mejor médica de familia de Europa en el pasado año 2017, y en marzo del presente año el mejor médico de familia de Hispanoamérica.
​A lo largo de esta semana se han producido dos acontecimientos. Ambos muy tristes. En primer lugar el fallecimiento de Montserrat Caballé, posteriormente, las inundaciones de Menorca, especialmente en Sant Llorenç.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris