Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Manuel Ibañez Ferriol
Manuel Ibañez Ferriol
​Nuestro sector agrícola se muere

La Unión Europea, se ha pasado por el forro los intereses de los agricultores españoles, negociando determinados acuerdos con Mercosur, que pueden hundir en la miseria a los sectores productivos primarios. ¿Que hacen mientras tanto los políticos españoles? La respuesta es sencilla: NADA. Ellos van a subirse los sueldos, a hacer el paripé de los acuerdos con otras formaciones y a no formar ni tener ganas de crear un gobierno estable, firme y con ganas de defender de verdad los intereses de todos los españoles -incluidos catalanes, gallegos y vascos-.

Nuestro sector agrícola se muere. Los acuerdos firmados, provocaran el consumo de productos del campo venidos de América Central y del Sur. No contentos con importar patatas y cebollas de Túnez y Argelia, naranjas de Sudáfrica, cerezas y kiwis de Nueva Zelanda, aceite de oliva de Marruecos, uvas de Chile, bananas de Costa Rica, piñas de Nicaragua, Mango de los países del Caribe y sandías de Egipto y Siria. Si nos vamos al sector pesquero, el otro día nos dijeron que el pulpo, se traía de Marruecos, la sepia, de la India y la merluza de Patagonia (Argentina-Chile). Y no digamos de las carnes. Nos llegan de países como Rumanía, Bulgaria o Pakistán.

Esto solo son algunos ejemplos que los consumidores españoles tenemos que soportar, porque nuestras autoridades no han negociado correctamente, y les han colado por las dos bandas, que si queremos comer hemos de tragar y pasar por el aro. Se han reído de nuestros intereses, dejandónos en la estacada, porque los que nos deben de defender, pasan olimpicamente: solo les interesa su bolsillo, porque queda demostrado que el de sus paisanos, les importa una higa.

¿De verdad los españoles quieren gobiernos con políticos que solo van a enriquecerse? Y aquí no podemos excluir a nadie: tanto que el partido de la voz -VOX-, clama por España, con sus actuaciones, más parece que clamen por ellos primero y luego, a los españoles les daremos las migajas, si es que quedan. Lo pongo como ejemplo, por ser en mas novedoso, en todos los sentidos.

Necesitamos que se defiendan nuestros intereses en materia “agropecuaria”. Tenemos la mejor de las huertas, con unos productos de altísima calidad, nuestras naranjas son únicas, el arroz, el mejor del mundo, las hortalizas, son de un sabor excepcional; los tomates, con molla y riquísimos y sabrosos; y así, tanto nuestras verduras como las frutas, son excelentes. Nuestros pescados, riquisimos, con un sabor muy especial, ya que el Mediterráneo, nos da todo tipo de mariscos y peces, finos, ricos y deliciosos: gambas de Denia, langostinos de Vinaroz, merluza del Golfo de Valencia y nuestras clochinas, criadas en la conocida “chitá”, en el Puerto de Valencia. Las carnes, criadas en libertad, pastando hierba natural. Los huevos camperos, únicos y hasta con dos yemas. La leche, tan importante para todas las edades, rica, y de gran calidad.

Reclamemos que nos atiendan, que nuestros productos sean consumidos de forma preferente en los países de la Unión Europea, que no nos dejen abandonados, sobre todo porque también formamos parte de la Unión, y parece que seamos los apestados.

Cuando vayamos a la compra, no lo hagamos en las grandes superficies, que son las culpables de que nos entren productos de otras latitudes. Volvamos a hacer la compra en las tiendas del barrio: fruterias y verdulerías, ultramarinos, carnicerías, pescaderias, hornos … Son los garantes de que consumamos nuestros productos españoles. Lo demás, es contribuir a la ruina de nuestros agricultores, ganaderos y pesadores. Y eso no lo podemos permitir.

Artículos del autor

Los platós de las distintas televisiones, se han convertido en lugares dónde por un puñado de dolares o euros, diferentes personajes de la vida pública, venden sus miserias, historias, verdades a medias, e incluso todo lo que sea factible de venderse, porque el morbo dicen que hace crecer las audiencias.

Cuando vamos de compras al supermercado, nos estamos encontrando con productos que vienen de otras partes del planeta, en detrimento de nuestros agricultores y ganaderos. No solo los precios son excesivos, porque a un agricultor le pagan por pieza de melón 0,50 €, mientras que nosotros lo pagamos a más de 8 €, en algunos casos a 12 y 13 €.

Todos los demócratas españoles, -en los que me incluyo-, estamos ya con la propia espectación, de cara a las elecciones generales y en el caso de Valencia, también a las autonómicas. Introduzco primero un concepto, que me gusta particularmente: “La Democracia, es una forma de organización social que atribuye la titularidad del poder al conjunto de la ciudadanía.

Gran parte de la sociedad -en la que me incluyo-, estamos un tanto expectantes ante los “debates a cuatro dobles” que nos van a ofrecer dos cadenas de televisión, en días distintos. Me gustaría, rescatar un concepto, antes de seguir: “La política, es el proceso de tomar decisiones que se aplican a todos los miembros de un grupo. También es el arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados.

El periodista y comunicador, Manuel J. Ibáñez Ferriol, ha publicado, una nueva novela, basada en la Biblia de San Vicente Ferrer. El libro ha sido publicado en la plataforma Amazon, en dos formatos: papel y digital. Estamos ante un libro novedoso, ya que su catalogación es como novela negra de corte policial, ambientada en nuestra época.

En algunos países están catalogadas como destructivas o peligrosas y por lo mismo prohibidas, actuando a menudo en la clandestinidad.El uso y abuso de substancias estupefacientes consideradas destructivas para la personalidad del hombre -y de la mujer-, sirven para alejar de la realidad mundana, a los individuos que captan entre sus filas, ya que con este uso, se puede controlar mejor la mente y por extensión el resto de actitudes psicolólgicas de la persona.

Hablar sobre procesos electorales, no es extraño para el conjunto de la sociedad y de los lectores. La pre-campaña, se construye con el día a día, es decir con la servicial actividad de los políticos. Hay quien ha planteado, la creación de un código ético para ejercer el arte de la política. Voy más alla. Si realmente la política es un servicio a los ciudadanos, ¿porque no se realiza de forma altruista?

​El respeto (del latín respectus, ‘atención’ o ‘consideración’) es «la consideración y valoración especial que se le tiene a alguien o a algo, al que se le reconoce valor social o especial diferencia».
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris