Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Luis Agüero Wagner
Luis Agüero Wagner
En un hecho histórico, por primera vez dialogará un jefe de estado estrechó la mano del ya presidente electo de Paraguay, Mario Abdo Benítez

Este jueves 14 de junio por la mañana se produjo un encuentro histórico entre los líderes de Rusia y Paraguay, cuando en el Kremlim se estrecharon la mano Vladimir Putin y Mario Abdo Benítez, antes de participar junto a otros jefes de estado de la inauguración del Mundial de Fútbol.


En el cálido encuentro, Abdo Benítez y Putin rindieron homenaje a los héroes de la guerra entre Paraguay y Bolivia, donde oficiales rusos al servicio de las armas paraguayas fueron grandes protagonistas, por su alto grado de profesionalismo y nivel técnico. El conflicto por el Chaco Boreal, de 1932 a 1935, es recordado entre otras cosas por haber constituido un enfrentamiento entre empresas petroleras de capitales anglosajones.


El nuevo presidente paraguayo aseguró a Putin que Paraguay siempre recordará la proeza del oficial ruso Vasili Oréfiev Serbriakov, que cayó en una batalla decisiva de aquel doloroso enfrentamiento fratricida.


Putin manifestó su agradecimiento por el signo de atención, especialmente por la entrega de las condecoraciones de los oficiales, y prometió que consultará con la opinión pública rusa antes de encontrar un digno lugar para esas reliquias, que simbolizan una gran afinidad entre los pueblos ruso y paraguayo.


El jefe de estado ruso fue uno de los primeros en saludar la victoria de Abdo Benítez, el pasado 22 de abril, subrayando en una cálida misiva el carácter amistoso y constructivo que hoy tienen las relaciones entre su país y Paraguay.

El encuentro de esta semana corona avances diplomáticos ininterrumpidos desde que fueron desapareciendo las fronteras ideológicas que imperaron durante la guerra fría.


Desde la Segunda Guerra Mundial el Paraguay se había encontrado bajo fuerte presión de Estados Unidos, que introdujo doctrinas militares que permearon al poder político. La primera de ellas, la de “Seguridad Hemisférica” fue una herramienta para alejar de las potencias del Eje Roma-Berlín- Tokio, a los países sudamericanos.


Durante la subsecuente Guerra Fría, esta idea impuesta fue seguida por la llamada “Doctrina de la Seguridad Nacional”, que hablaba de enemigos internos y contra insurrección, algo que derivaría en una sociedad contaminada por el fascismo preventivo y por la militarización del poder político.


Tras la guerra, los intereses norteamericanos siguieron siendo predominantes en la agenda paraguaya por una serie de factores, aunque no siempre coincidieran con los paraguayos.


Para mantener su influencia, Estados Unidos apeló a la utilización de ONG promovidas por USAID y otros entes, cooptando a presuntos notables de la sociedad paraguaya, y buscando tener el control de su opinión pública dirigiendo en los grandes temas internacionales sus principales medios de comunicación.


El encuentro entre Putin y Abdo Benítez abre una nueva era para el Paraguay, marcando el final de una etapa donde el pensamiento único coartó un auténtico pluralismo de su sociedad, aunque las banderas falsas agitadas a los cuatro vientos digan lo contrario.


Las relaciones entre Rusia y Paraguay, señaló el presidente Putin, se iniciaron en 1909. Los rusos, que llegaron al Paraguay en los años veinte del siglo pasado, jugaron un destacado papel en el desarrollo de la milicia y de la ciencia en Paraguay.


Rol que se espera, como este encuentro lo augura, sea revitalizado en el presente Siglo XXI. 

Artículos del autor

El 14 de junio por la mañana se producirá un encuentro histórico entre los líderes de Rusia y Paraguay, cuando dialoguen en el Kremlim Vladimir Putin y Mario Abdo Benítez, antes de participar junto a otros jefes de estado de la inauguración del Mundial de Fútbol.

​Hace poco más de un mes, el 22 de abril de este año, los paraguayos eligieron como presidente a Mario Abdo Benítez, a quien muchos suponían en años posteriores a la caída del dictador Alfredo Stroessner, condenado al ostracismo por el resto de la eternidad.
​El 30 de mayo de 1934, como uno de esos grandes cataclismos que dieron forma al mundo, una denuncia sensacional sacudió el mismo Congreso de Washington.
​Hace poco menos de un mes, el 20 de abril de este año, los bereberes de la Kabilia salieron a las calles para romper el silencio que envuelve su soterrada lucha independentista.
​El 22 de abril los paraguayos eligieron a sus más importantes autoridades políticas, en un marco de absoluta normalidad y transparencia.
​Pocos países conocen tanto el Laberinto marroquí como España, quien no pudo doblegar en sucesivos intentos a una población que ni en tiempos del Imperio Romano, ni en épocas de la mayor expansión islámica, sintió el real peso de autoridad invasora alguna, mostrándose siempre reacia a acatarla.
​Como lo habíamos anticipado en esta columna, una amplia mayoría de los electores paraguayos votaron el fin de semana por el fin del doble discurso impuesto que intentó ser hegemónico en el Paraguay durante las tres últimas décadas.
E​l quince de Octubre del año 2009, el ganadero paraguayo Fidel Santiago Zavala Serrati, quien entonces tenía 45 años, fue secuestrado en su mismo establecimiento situado en Paso Barreto, Concepción.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris