Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Jesús Moreno Abad
Jesús Moreno Abad nació en Madrid en 1980. Se licenció en Periodismo en la Universidad Rey Juan Carlos. En su trayectoria como periodista ha trabajado para medios como el periódico español ‘Público’ o Radio Francia Internacional, en áreas como Economía, Política o Internacional.

Sus escritos de análisis y opinión también han aparecido en medios latinoamericanos como ‘El Pais’ costarricense, Radio Miami o la revista digital ‘Generacción’. También es autor del blog 'El Observador Sarcástico', donde publica sus opiniones sobre la actualidad informativa y escribe (en sus ratos libres) relatos y poesía.

Twitter: @jesusmabad
Blog/Web: http://elobservadorsarcastico.blogspot.com/
Jesús Moreno Abad
Últimos textos publicados
Un enemigo del pueblo
Banqueros, ministros y presidentes están congelados en esa imagen que relata el fin de la inocencia poscrisis


Un enemigo del pueblo



Hay llantos que resumen una era. Sólo basta con mirar el terror de esa chica para comprender que quien se le acerca no está allí para protegerla y ponerle en el hombro esa mano izquierda que reblandece los dedos como si fueran ojos que se entornan con afable ternura, engatusadores como una serpiente del Edén (¿acaso ella se llama Eva?). Todo el cuerpo de la joven se estremece ante el fin de la edad de la inocencia, presintiendo el fino crujido de los ligamentos del brazo derecho que acaban de agarrar con fuerza el palo que pondrá fin en unos instantes a la teatralidad de la otra extremidad superior.

Podemos imaginar la escena. La joven que salió a la calle para protestar por los recortes educativos en Valencia, retrocede ante el paso decidido del monopolio de la violencia. Es una danza depredadora. La gacela da un paso a un lado buscando una salida y el tigre le adivina el intento; luego mueve torpemente la cadera al lado contrario y el tigre le gana otro pasito. De pronto la sabana termina en una pared de Valencia. Entonces se puede oler la vibración del miedo de quien va a ser devorado y dan ganas de abrirle la puerta de atrás de la fotografía para que escape de allí.

Pero no, la escena se congela ahí, cuando las lágrimas de la joven presa se amontonan en los ojos, como si quisieran fugarse de ese cuerpo que ya es una ratonera de la democracia. Es cuando la síntesis del momento nos aplasta como una apisonadora. Porque el tigre deja de ser un tigre y se convierte en un policía uniformado. Y si acercamos más la cara, podemos ver a un ministro blandiendo una nueva reforma laboral que barre los derechos de los trabajadores. Y fijándose bien aparece otro recortando las pensiones. Y un consejero autonómico cerrando quirófanos. Y el presidente del Gobierno recortando unos nuevos presupuestos. Y también se ve al presidente del Banco Central Europeo diciendo que el modelo social de Europa ha acabado. Y se ve a un banquero desahuciando a una familia. Y a un directivo de la CEOE cobrando bonus mientras prepara un ERE. Observando muy bien la fotografía vemos lo mismo que veía la chica en ese momento. Al Estado poscrisis, porra en mano. A un enemigo del pueblo.
miércoles, 29 de febrero de 2012.
 
El guiñol del juicio a Garzón
ETA, 'el narco', Pinochet y el PP quedan extrañamente unidos en la alegría por una sentencia que deja a España en evidencia ante el mundo

Sin Título


Hoy debería agotarse el plástico de todo el planeta para hacer guiñoles que ridiculicen a España tras la sentencia al juez  Baltasar Garzón. Y es que hoy es un día triste para la Justicia. Se puede decir de verdad, y no como el preámbulo fingido con el que los detractores del magistrado comenzaban ayer a hincarle el diente a su toga tras conocer que el Tribunal Supremo le condenaba a 11 años de inhabilitación por el caso de las escuchas de Gürtel. La penosa realidad es que no fue un día triste para todos: de hecho, será recordado por ser el día en que la alegría unió por igual a terroristas, narcotraficantes y corruptos, a derechones españoles y comunistas abertzales, a fascistas chilenos y argentinos; también a los franquistas; y políticos, muchos políticos: ingentes en el PP y alguno de la vieja guardia, ¿en retirada?, del PSOE.

Porque el principal problema de Garzón es que supo buscarse enemigos por todas partes metiendo la toga en los barros que los otros jueces consideraban demasiado inhóspitos, sabedores de que había formas más fáciles de cobrar la nómina sin levantarse del sofá.  Bajo el peso de su mazo perecían por igual ministros y secretarios socialistas (Barrionuevo y Vera en el GAL) que ilustres dirigentes del PP en la trama Gürtel. Una noche aparecía en Galicia para encarcelar  a  los narcos gallegos de la Operación Nécora y otra se desvelaba firmando órdenes de arresto a terroristas de ETA en el País Vasco (y, sí, también a los que daban cobertura a la banda, con todos sus fallos). En su trayectoria encontró tiempo para arrinconar a Pinochet y a otros genocidas latinoamericanos. Y tuvo la osadía de bajar a las fosas de los crímenes franquistas buscando a sus víctimas, que siendo cientos de miles parecían invisibles hasta que se arremangó Garzón. Hubo más casos, pero no caben. Si habláramos de otros jueces, de esos inservibles a los que nadie persigue y a nadie persiguen, nos sobraría espacio en una simple línea para enumerar los  casos en los que se juegan el pellejo, en los que sirven a la verdadera justicia.

Pero sus últimos enemigos, la derecha (para qué nos vamos a engañar), han podido con él. De ese sector provenían las denuncias por las escuchas de la trama Gürtel, la investigación del franquismo y el caso de los cursos de Nueva York. Y lo celebran. Ayer el PP lo hizo sin disimulo, no en vano lo recusaron por “enemistad manifiesta” en el caso Gürtel (jamás consideraron que la enemistad manifiesta fuera de los “amiguitos del alma”). “Hoy es un día alegre”, dijo Esperanza Aguirre para referirse a la caída del “incorruptible juez campeador”, que era como hace años llamaba el PP a Garzón, cuando perseguía a esos socialistas que entonces le llamaban juez vengativo y “golpista”, como llegó a decir Barrionuevo.

Así son las cosas. El Tribunal Supremo ha considerado que Garzón prevaricó, es decir, que ordenó las  escuchas de los acusados con sus letrados, sabiendo que hacía algo ilegal e injusto. De nada ha servido que Baltasar Garzón especificara que no le interesaban las estrategias de defensa de los acusados (de hecho, la aparición de aforados le quitaba la competencia en el caso); que en las escuchas quedara registrado como se hablaba de crear mecanismos de blanqueo de dinero y no de estrategia judicial alguna; que los policías judiciales atestiguaran que se les ordenó proteger el derecho de defensa de los presos; que la Fiscalía no encontrara delito en su actuación, o que el juez Pedreira, que retomó el caso cuando se inhibió Garzón, admitiera las mismas escuchas.

La actuación del juez les parece a los señores del Supremo (que se sepa quienes son: Joaquín Giménez García, Andrés Martínez Arrieta, Miguel Colmenero Menéndez de Luarca, Francisco Monterde Ferrer, Juan Ramón Berdugo Gómez de la Torre, Luciano Varela Castro y Manuel Marchena Gómez), una clarísima “vuelta a los regímenes totalitarios en los que todo se considera válido para obtener la información que interesa” al Estado. Así de grueso.

Con esto, dicen los partidarios de la sentencia, se demuestra que la Justicia es igual para todos. Pero no dicen que en el caso Marta del Castillo el juez trato de averiguar donde estaba el cuerpo de la muchacha ordenando las mismas escuchas; o que el juez del caso del narcotraficante Pablo Vioque descubrió con esas escuchas en la cárcel el plan para asesinar al fiscal jefe de la Audiencia Nacional y ex fiscal jefe Antidroga Javier Zaragoza; o que se hizo lo propio en el caso Palma Arena en Baleares. En éstos, como en otros procesos, unas interpretaciones de la Ley realizadas por los jueces fueron admitidas y en otras no. Pero a ninguno se le acusó de intencionalidad, de prevaricación. Es entendible: ninguno se llamaba Garzón, tampoco.

Si existe la posibilidad de dimitir como ciudadano español, esa ventanilla burocrática debería estar ahora colapsada de ciudadanos esperando a que la abra algún funcionario. España queda en evidencia ante el mundo como el país de pandereta de antaño, el país de pandereta (eléctrica, si quieren, está permitido descargar esa actualización) que sigue siendo. Porque ahora que nos hemos deshecho de Garzón, ¿quién lo va a sustituir? Quién se atreverá a poner en jaque al político corrupto o al dictador asesino... La respuesta no está en la oronda barriga de los inservibles magistrados del Supremo. Está en la absoluta y vergonzosa nadería. De verdad que hoy es un día triste para la Justicia en España.
viernes, 10 de febrero de 2012.
 
Europsia, año uno
Suceso ocurrido en Europsia el 30 de enero de 2012, mientras los líderes de los países del continente, reunidos en contubernio, consagraban a sus pueblos a los principios de austeridad
Sin Título



Al escuchar los primeros bostezos de la tierra se hizo un silencio casi místico entre los habitantes de Europsia, que contuvieron la respiración al unísono como si fueran a recibir un golpe seco. Las calles temblaron y el estremecimiento del aire agrietó las aceras y los arcenes. A las ciudades se les abrieron las carnes ante los ojos de los hombres, como si el tiempo cabalgase por sus calles con toda la fuerza de los siglos, desbrozando el paisaje a su paso.

Los oficinistas, los albañiles y los banqueros. También los tenderos y los políticos. Los policías, los agentes de bolsa y todos los mendigos. El conjunto de los desempleados. Todas las gentes de Europsia cerraron los ojos al mismo tiempo sintiendo el terremoto en sus adentros. Fuera del escondite de su párpados pasaron tan sólo unas décimas de segundo en que los relojes internos del mundo se volvieron locos, deteniéndose mientras desfilaban siglos enteros entre sus manillas.

Tras esos momentos la tierra dejó de estremecerse. Y los habitantes de Europsia relajaron sus pestañas y sus ceños contenidos. Temerosos, sacaron sus miradas de dentro de sí mismos preparados para el horror del después. Un segundo de absoluto silencio precedió a otro, y éste a su vez a otro, y luego a otro. Nadie corría ni gritaba, no se escuchaban gritos desgarrados de dolor. En esa mudez casi meditativa los europsianos abandonaron los edificios y salieron a la calle, reuniéndose todos ante el Parlamento, donde sus líderes estaban reunidos para discutir el futuro de todo el continente.

Despacio, pisando con cuidado el mundo, los niños salieron de las escuelas y los oficinistas abandonaron sus edificios de cristal. Mientras, los obreros salían de sus fábricas y los desempleados permanecían donde estaban antes del terremoto. Así, ríos de gente silenciosa tomaron las calles, guiados por un instinto de manada primario, por una necesidad de estar pegados, de sentir el tacto de otra piel para saberse de este mundo.

Cuando todos hubieron salido, los millones de europsianos levantaron su mirada para ver el continente como si fueran uno sólo. Cuál fue su sorpresa al ver los rascacielos de sus ciudades todavía en pie, sí, pero arqueados como si fueran sauces vencidos por sus propias ramas.También las farolas y la señales de tráfico habían quedado en ese estado. Y los árboles se doblaron de igual modo. Todo permanecía inclinado contra sus iguales, semejándose a una ciudad en miniatura dentro de una esfera de cristal que le viniese pequeña. En ese instante retumbó un crujido oxidado y se abrió la puerta del Parlamento, y los ilustres mandatarios salieron juntos para anunciar a la multitud congregada los nuevos tiempos. Al verlos, los europsianos, aún en silencio, bajaron sus miradas y se encontraron los unos a los otros. Entonces se dieron cuenta: todos se habían vuelto viejísimos. Menos un niño, que al verse rodeado de ancianos comenzó a llorar.
miércoles, 1 de febrero de 2012.
 
 
Cárcel por sobrepasar el límite de frío
Montoro anuncia castigos penales para los políticos que incumplan la regla del déficit
viernes, 20 de enero de 2012.
 
La perversidad de las tijeras "neocon"
¿Pueden España y las democracias europeas sobrevivir a un estancamiento prolongado de la economía?
sábado, 14 de enero de 2012.
 
Las novias muertas de Rajoy
Hubo un tiempo no tan lejano en que el presidente del Gobierno puso la mano en el fuego por Camps y Matas
miércoles, 11 de enero de 2012.
 
Archivo
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris