Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Jeff Jacoby
Jeff Jacoby nació en Cleveland (Estados Unidos) en 1959 y es graduado con honores por Universidad George Washington y la Boston University Law School. Es periodista y columista del Boston Gobe desde 1994.  En 1999 se convirtió en el primer ganador del Premio Breindel por la excelencia en el periodismo de opinión. En 2004 recibió el Premio Thomas Paine por "su trabajo a la preservación y defensa de la libertad individual".
Jeff Jacoby
Últimos textos publicados
No es de extrañar que a los votantes les guste una candidata que sabe castrar marranos
Pero el verdadero éxito llegó entre los votantes: La fama y la popularidad de Ernst se dispararon
Uno de los anuncios electorales más eficaces del año fue emitido por primera vez el pasado marzo contratado por la Republicana por Iowa Joni Ernst, una candidata al Senado relativamente desconocida por entonces.

"Crecí castrando los marranos de una granja de Iowa", dice Ernst durante el anuncio, que comienza con ella en primer plano entre los galpones de una explotación porcina. "As’ que cuando vaya a Washington, voy a saber despiezar el cerdo".

Eso llamó la atención. El anuncio se hizo viral en YouTube. Los programas de debate radiofónico y los informativos del cable lo consideraron irresistible. Los cómicos como Stephen Colbert se lo pasaron bomba. (Colbert dijo animar activamente a Ernst, "cerdo entero o partes del marrano que queden cuando haya terminado").

Pero el verdadero éxito llegó entre los votantes: La fama y la popularidad de Ernst se dispararon. Se hizo con las primarias Republicanas de calle, y segœn los sondeos más recientes llega a la jornada electoral con una ventaja estrecha sobre su rival, el congresista de cuatro legislaturas Bruce Braley.

"Washington está lleno de manirrotos", dice Ernst durante el anuncio. "Vamos a hacerles chillar".

Periodistas y analistas especializados en cuestiones políticas y fiscales se muestran a veces cansados cuando los candidatos como Ernst prometen pasar por el cuchillo de la matanza los derroches del erario público. Después de todo, observan, nunca se ha visto un capítulo titulado "derroche, fraude y malversación" en los presupuestos de nadie. El capítulo de gasto que el candidato Fulanito considera escandaloso y libertino, los candidatos Menganito y Zutanito lo defienden por esencial y de interés incalculable.

Pero una jugada como la de Ernst a menudo toca una fibra sensible, porque el votante sabe que identificar aberraciones fiscales no es complicado. De hecho, el propio Estado a menudo las señala.

Vea, por ejemplo, el informe de 62 folios difundido el mes pasado por la Oficina de Transparencia Pœblica, una instancia de auditoría que depende del Congreso. La Oficina concluye que entre los ejercicios 2011 y 2013, el Estado destinó m‡s de 775 millones de dólares a financiar días, meses y hasta años de moscosos de los funcionarios. Reglamentos veteranos de personal, refrendan repetidamente los dictámenes del interventor general, limitan expresamente los moscosos a "circunstancias extraordinarias" durante las que la presencia del funcionario en el trabajo se considera una amenaza pœblica. No obstante, la Oficina registra los nombres de más de 57.000 funcionarios de "baja administrativa" remunerada durante 30 jornadas por lo menos - de hasta tres años cientos de ellos.

"Mientras el funcionario se quedó en casa, no sólo cobró el sueldo sino que también se embolsó las aportaciones a sus planes de pensiones, las vacaciones pagadas y bajas por enfermedad, y ascendió en la escala salarial pública", informa el Washington Post. Y la instancia no subestima la verdadera factura de los moscosos; tenía datos "solamente de las tres quintas partes de la plantilla pública, puesto que no todas las instancias públicas hacen un seguimiento de la práctica".

¿El motivo de que tantos funcionarios federales sean remunerados por no trabajar? Que en general tenían abiertos expedientes por desorden o actos delictivos, y era más fácil tenerlos remunerados en su casa que despedirlos, suspenderlos sin empleo y sueldo o reasignarlos en otras labores hasta resolver su expediente. El senador por Oklahoma Tom Coburn habla de "Vacaciones Pagadas para Burócratas, a lo Bestia" en su obra más reciente "Derroche", el compendio de un ejercicio de impuestos perdidos y lenocinio fiscal. El resumen de Coburn cristaliza lo impactante de una pr‡ctica que los responsables de muchas instancias públicas han terminado por considerar costumbre:

"Cargan bebidas alcohólicas y viajes personales a la tarjeta de crédito del Estado. Presentarse a trabajar empalmando con juergas nocturnas. Perder la mayor parte de la jornada laboral navegando por páginas porno desde la oficina. Cualquiera de estos escandalosos comportamientos sería motivo sobrado de despido a menos, por supuesto, que usted trabaje para el Estado, en cuyo caso tendrá meses y hasta a–os de vacaciones pagadas". El promiscuo uso de los moscosos es uno de los 100 gastos más barrocos, indignantes o frívolos que detalla el "Derroche" de Coburn.

No son œnicamente las instancias federales del Estado las que permiten que sus funcionarios pendientes de medidas disciplinarias se queden en casa cobrando el sueldo íntegro. The Boston Globe detalló el año pasado numerosos ejemplos locales de la misma escandalosa práctica. Entre ellos: el comisario de policía de Waltham siguió percibiendo su salario anual de 146.305 dólares con prima de dedicación mientras tenía pendiente de fallo un delito con agravante de asalto, y el agente de Lawrence que siguió en la nómina municipal a pesar de su sentencia condenatoria por soborno en una sala federal. The Boston Herald recogía el martes que 41 funcionarios de escuelas públicas de Bostos acusados de diversos delitos menores no se presentaban a trabajar pero seguían cobrando 3 millones de dólares en total por año.

No hay que ser un periodista de investigación ni un experto de la Oficina de Transparencia Pública para saber que los funcionarios de todas las instancias son medidos de forma rutinaria según un rasero distinto a los trabajadores del sector privado. "Derroche, fraude y malversación" puede no aparecer como capítulo en los presupuestos del Estado, pero la fortuna que cuesta al contribuyente es completamente real. Que la experiencia en la castración del cochino vaya a ser útil o no a la hora de combatir una gestión pública tan ofensiva es una cuestión en el aire, pero de más no estará probablemente.
martes, 11 de noviembre de 2014.
 
¿Una campaña Clinton-Bush? ¿Otra vez?
¿Tan falto de recursos anda el votante estadounidense como para recurrir a los dos mismos apellidos en busca de presidentes?
GEORGE P. BUSH, el hijo del exgobernador de Florida Jeb Bush, decía en los informativos de ABC News el otro día que su padre concurrir‡ "casi seguro" a los comicios por la candidatura presidencial Republicana en 2016. El otro hijo del ex gobernador de Florida, Jeb Bush Jr., declaró al New York Times que el clan político de los Bush y sus aliados clave "se están movilizando" con vistas a una apuesta por la Casa Blanca de otro miembro m‡s del distinguido apellido político.

En el bando Demócrata, mientras tanto, el sœper comité de acción política "Ready for Hillary" gasta 23.000 dólares diarios, más de 2 millones al trimestre, en construir la infraestructura de lo que se espera sea la segunda campaña presidencial de la antigua secretario de estado. Aunque Clinton no se ha pronunciado candidata abiertamente, entre los Demócratas se la considera el candidato por defecto en 2016.

Hay casi 80 millones de familias en Estados Unidos, segœn la Oficina del Censo. ¿Tan falto de recursos anda el votante estadounidense como para recurrir a los dos mismos apellidos en busca de presidentes?

La Casa Blanca ha tenido por inquilino a un Bush o un Clinton durante 20 de los 26 œltimos años. Una doble legislatura de una administración Hillary Clinton o Jeb Bush podría elevar ese cómputo a 28 de los 36 œltimos años. En cada elección presidencial celebrada entre 1980 y 2004, había un Bush o un Clinton en la lista nacional. Barack Obama interrumpió esas series en 2008 - pero sólo de manera temporal, se conoce.

"Cuando el matrimonio Clinton perdió frente a Obama, simplemente convirtieron la presidencia de Obama en su pista de aterrizaje", escrib’a en marzo la columnista Maureen Dowd. El paso de la Clinton por el Departamento de Estado puede no haberse distinguido por sus logros diplomáticos, pero como vehículo de creación de animadas especulaciones Hillary-2016, fue idóneo. En cuanto a los Bush, ni siquiera la matriarca del clan ha podido impedir al parecer que la maquinaria caliente motores con vistas a otra campaña. La ex primera dama Bárbara Bush arrojó el año pasado un jarro de agua fría sobre una potencial candidatura Jeb. "Hay por ahí muchos otros muy cualificados", dijo, añadiendo tajante: "Ya basta de Bush".

Los estadounidenses afirman rechazar que las dinastías pol’ticas dominen la política nacional. En un sondeo llevado a cabo en abril, el 69% de los encuestados convienen con que los aspirantes presidenciales no deberían de proceder de dos o tres familias solamente. Pero es muy fácil rendir pleitesía verbal al egalitario ideal que dice que Presidente puede ser cualquiera y por el que América siempre se ha gustado. La prueba del marasmo electoral es la votación, y el resultado de la œltima generación habla por sí mismo: Un Bush presidente 41, un Clinton el 42, un Bush el 43. Ahora, mientras ambos linajes toman posiciones con vistas a hacerse con la 45, miles de activistas, organizadores de actos electorales, mecenas y recaudadores de fondos se disponen a subirse al carro.

"Mientras se celebren elecciones, la gente votar‡ a candidatos cuyos apellidos reconozcan", escribe el periodista y biógrafo estadounidense Richard Brookhiser en su obra La primera dinastía de América, su recorrido por cuatro generaciones de la familia Adams. "Es el tributo a la aristocracia que rinde la democracia".

Un apellido político claramente vale mucho, o las formaciones no estarían de lo contrario tan impacientes por elegir candidatos a los hijos o los cónyuges o los primos de los políticos de renombre. Un surtido de candidatos que se postulan este año explotan su apellido. Entre ellos: El aspirante a la gobernación de Georgia Jason Carter, el nieto del Presidente Jimmy Carter; el ya mencionado George P. Bush, que concurre a la comisión territorial de Texas; y Debbie Dingell, que espera hacerse con el esca–o por Michigan en la Cámara ocupado por su marido desde 1955.

La ventaja que puede acarrear una herencia familiar así no tiene misterio - innumerables contactos, una red de incondicionales vigente, fama, acceso a círculos políticos, empezar la curva electoral con un empujón. Lo que desconcierta - lo que me desconcierta, de todas maneras - es el motivo de que atraiga a los votantes.

A mí no se me ocurriría votar a un candidato sin otra razón que la genealogía. El tufo a nepotismo y privilegio me repelería. La insinuación de que el apellido de un candidato es una licencia para ocupar un cargo pœblico es antidemocrática y oligárquica, y no tendría que suponer diferencia fuera ese apellido Bush, Clinton o Kennedy - o Adams.

"Puede suceder que ciertas familias tengan nociones de compromiso ajeno o incluso predisposición a desear entrar en política", decía Hillary Clinton a la revista alemana Spiegel en julio. A lo mejor, pero yo estoy muy seguro de que el anhelo de poder político no se limita a familias elitistas en las que poder confiar a la hora de dar uso inteligente a ese poder. Si los estadounidenses desearan estar gobernados por una nobleza consuetudinaria, se habrían ahorrado muchos problemas en 1776.

B‡rbara Bush tenía razón. Ya hemos tenido candidatos Bush a presidente para aburrir. También Clintons m‡s que de sobra. Dinast’a estuvo bien como telenovela. Su sitio no es la Casa Blanca.
jueves, 6 de noviembre de 2014.
 
La desigualdad entre sexos: la biología no conoce de destinos políticos
La biología no conoce de destinos, y es condescendiente o cínico actuar como si así fuera
¿Vas a votar a Charlie Baker a la gobernación, amor? Lleva tiempo empleándose a fondo en obtener tu apoyo, a través en parte de la familiar técnica de ceder el protagonismo a quienes ya le apoyan. Porque si hay algo que el candidato Republicano a la gobernación quiere que usted tenga presente, es que cuenta con el apoyo real de montones de mujeres.

Hay un perfil "Las mujeres de Charlie" en Facebook y una galería de "Mujeres por Charlie". La noche del martes se celebró en West Roxbury una recepción "Mujeres por Charlie", y el mes pasado hubo en el South End un acto de recaudación "Mujeres de Charlie". Cada noche de miércoles se llevan a cabo cuestaciones telefónicas organizadas de "Mujeres de Charlie". Hace poco hubo hasta una rifa de "cestas de regalos de MdC", rematada con pendientes y camisetas de "Mujeres de Charlie". No hace falta decir que en el encabezado de cada página del portal electoral de Baker, hay un enlace de "Mujeres de Charlie".

Todo lo cual tiene bastante sentido - suponiendo que usted crea que la biología marca el sino político, y que el candidato que pierde el voto femenino pierde las elecciones.

Pero la biología no conoce de destinos, y es condescendiente o cínico actuar como si así fuera. Los candidatos ganan elecciones todo el tiempo sin convencer a la mayoría de las mujeres. Hasta los Republicanos. Hasta en Massachusetts.

Durante décadas, tertulianos e iniciados de la política han hablado sin parar de "la desigualdad de género" en la política norteamericana, que se interpreta de forma generalizada como que los Republicanos las pasan canutas la jornada electoral a causa de su ausencia de tirón entre las féminas. Es muy cierto que las mujeres (las solteras en especial) tienden a votar más a los Demócratas. Pero también es verdad que los caballeros tienden a votar más a los Republicanos - un refuerzo que ha augurado la derrota de un buen número de aspirantes Demócratas. A nivel presidencial, los candidatos Demócratas han atraído más el voto de las mujeres que sus rivales Republicanos, en todos los comicios celebrados desde 1980, pero aun así los Republicanos se han hecho con la Casa Blanca en cinco de esas nueve campañas.

La brecha de género tampoco ha resultado fatal para las esperanzas Republicanas a nivel estatal.

"En todas las campañas a la gobernación de los años 90, el voto masculino al candidato Republicano superó con creces al voto femenino al candidato Demócrata, generando así una ventaja competitiva neta al Partido Republicano", dice una antigua becaria de la Casa Blanca Clinton, Elaine Kamarck, en un análisis de la política en Massachusetts publicado en el año 2003 por la revista CommonWealth. Una crónica publicada en septiembre por el Boston Globe acerca de que Baker y Martha Coakley se disputan "una guerra por el voto femenino este otoño" se acompañó de una gráfica de barras que desglosa de forma útil el voto por sexos y candidatos en seis comicios reunidos celebrados en Massachusetts desde 1998. En cuatro de esas campañas estatales, ganó las elecciones el candidato que obtuvo el mayor número de votos entre los varones - y tres de los cuatro fueron Republicanos. Solamente en dos ocasiones hubo una victoria Demócrata sin la mayoría de votantes masculinos: cuando el gobernador Deval Patrick repelió el desafío de Baker en 2010, y cuando Elizabeth Warren desahució al senador Scott Brown de su escaño en 2012.

¿A qué viene entonces el obsesivo hincapié en la necesidad Republicana de obtener resultados mejores entre las mujeres? Si el objetivo es ganar los comicios, a los Republicanos les saldría presumiblemente igual de bien apostar por sus puntos fuertes y concentrarse en elevar su porcentaje de votos masculinos todavía más. Por contra, los Demócratas deberían de preocuparse por su aparente problema entre los varones tanto por lo menos como el otro grupo debe perder el sueño por su presunto problema entre las féminas. ¿Dónde está el perfil en Facebook de "Caballeros de Martha"? ¿Por qué no aprovecha ella cualquier oportunidad para explicar que una administración Coakley sería un regalo a los caballeros de Massachusetts?

Barbara Anderson, la intrépida responsable del colectivo Ciudadanos por la Gravación Limitada y curtida veterana de la actividad política de Massachusetts desde los tiempos de la Propuesta 2½ que limitaba la carga impositiva municipal, respalda firmemente a la gobernación a Baker. Pero se negó a asistir a un acto reciente de "Mujeres de Charlie", escribe en Salem News, "porque ya he dejado de acudir a actos que empiezan por `Mujeres de' más". Anderson no quiere que los políticos la vean sobre todo como miembro de su sexo, a ser cortejada según esas líneas. ¿Por qué iba a ser de otra manera? Coakley y ella no están de acuerdo en nada y "aparte del sistema reproductivo", escribe Anderson, no tienen nada en común. "¿Por qué suponen los consultores políticos que las demás mujeres van entonces a apoyar a una de las suyas como si concurrieran en tropel?"

Justo en el clavo. La brecha entre sexos es real, y probablemente sea una faceta de la política norteamericana durante los próximos años. Es una de las múltiples discrepancias que hacen que un género resulte interesante, exasperante y curioso al otro. Pero solamente es una tendencia, ni siquiera llega a regla empírica. Montones de mujeres votan a los Republicanos; montones de hombres votan a los Demócratas. Existen influencias sobre las decisiones electorales mucho más fuertes que la presencia o ausencia del cromosoma Y - la ideología política, la religión o el estado civil, por poner solamente tres. Su sexo es un motivo ridículo para votar a un candidato. Es un motivo todavía peor para que un candidato le pida su voto.
jueves, 23 de octubre de 2014.
 
 
Esperma equivocado, bebé idóneo. ¿A qué demandas?
El pleito ha suscitado indignación a causa de la raza
viernes, 17 de octubre de 2014.
 
Huida de la palabra con "R"
"Martha Coakley falló a nuestros ciudadanos más vulnerables"
miércoles, 15 de octubre de 2014.
 
"Quién descansará y quién deambulará"
Los flujos de refugiados han formado parte de la condición humana desde los albores de la historia
miércoles, 8 de octubre de 2014.
 
¿Por qué decapitar?
viernes, 26 de septiembre de 2014.
 
¿Un 'derecho' a reclinar el asiento?
No hay que ser un viajero frecuente para saber lo saturado que está el transporte aéreo
jueves, 25 de septiembre de 2014.
 
No soy afiliado. Soy conservador. ¿A qué Demócrata voto?
La mayoría de los votantes no afiliados se decantan por los Demócratas
miércoles, 24 de septiembre de 2014.
 
¿Y un ejercicio de vacaciones fiscales entero?
Dos jornadas de compras sin impuestos
jueves, 4 de septiembre de 2014.
 
'Dios bendiga a América', con ironía
Buena parte de la retórica en la manifestación de Beacon Hill fue descabellada
miércoles, 3 de septiembre de 2014.
 
La política Délfica de Hillary
Si Hillary Clinton no es el próximo presidente de los Estados Unidos, a lo mejor puede establecerse como nuevo Oráculo de Delfos.
martes, 2 de septiembre de 2014.
 
Nixon: tímido al extremo, pero deseoso de relevancia
Richard Nixon era tímido al extremo y se desenvolvía con gran dificultad al relacionarse.
lunes, 1 de septiembre de 2014.
 
Su estrategia era errada, Señor Presidente
El Presidente Obama debate la situación en Irak en la Casa Blanca el 9 de agosto,
viernes, 29 de agosto de 2014.
 
El vídeo de James Foley es duro, pero le debemos el testimonio
Nada más colgar el ISIS su vídeo mostrando la espantosa decapitación del periodista estadounidense James Foley comenzó la fiebre por asfixiarlo
viernes, 29 de agosto de 2014.
 
Los demócratas pierden la lucidez moral con Israel
Sólo el 14% de los estadounidenses siente simpatía por Palestina
viernes, 8 de agosto de 2014.
 
No, las domiciliarias no son operaciones 'desertoras'
Pagar más impuestos de los justos no es patriota
jueves, 7 de agosto de 2014.
 
¿Que no le gusta la Constitución? Enmiéndela
Una enmienda para invertir la histórica sentencia dictada en el caso Buckley contra Valeo
jueves, 24 de julio de 2014.
 
No te emociones con la Convención Republicana, Cleveland
La reacción de Cleveland no difiere de la de Boston cuando fue elegida sede de la Convención Nacional Demócrata de 2004
martes, 22 de julio de 2014.
 
El mito de los empleos robados
El Centro de Estudios de la Inmigración da a conocer un informe que pretende demostrar que todo el empleo creado durante 14 años ha ido a los inmigrantes
viernes, 18 de julio de 2014.
 
Anteojeras y zonas de seguridad
¿Reconocerán su error los políticos de Massachusetts?
jueves, 17 de julio de 2014.
 
Disidentes en una cámara monopartidista
Pero se esté o no de acuerdo con los disidentes Republicanos, su compromiso con el debate honesto y profundo resulta refrescante
martes, 15 de julio de 2014.
 
Si Hillary se postula, no será como Demócrata Clinton
La ley de libertad religiosa de Bill Clinton no es la única que los Demócratas de izquierdas miran hoy con desprecio
lunes, 14 de julio de 2014.
 
La "parte errónea de la historia" y el matrimonio
El matrimonio entre personas del mismo sexo ha pasado de ser un impensable a ser un imparable
miércoles, 9 de julio de 2014.
 
Las tarjetas tienen fecha de caducidad
Las leyes también deberían de tenerla
martes, 8 de julio de 2014.
 
¿Paz? Cuando los palestinos acepten a los judíos por vecinos
Obama decidió que podía apoyar a un régimen palestino respaldado por Hamás, ,mientras se declaraba "profundamente decepcionada" por los planes israelíes
lunes, 7 de julio de 2014.
 
Un "pelotazo de manual"
Fue el funcionario de gestión que descubrió las irregularidades que condujeron con el tiempo a la sentencia de condena al presidente de la Cámara Sal DiMasi
viernes, 4 de julio de 2014.
 
Archivo
02/07/2014 Gravar las carreteras, no los combustibles
01/07/2014 La victoria de los derechos de las minorías en la elección de Thad Cochran
27/06/2014 Levantar el embargo, pero antes liberar Cuba
25/06/2014 La alardeada 'competencia' de Barack Obama
24/06/2014 Lo grosero de las listas
21/04/2014 ¿Dinero en política? Los detractores de McCutcheon no siempre dicen no
07/04/2014 Cómo se convierten en "restos biológicos" los bebés procedentes de abortos
07/04/2014 ¿Por qué no vender vino por internet en Massachusetts?
26/03/2014 No es momento de vacilar con Ucrania
10/03/2014 ¿La justicia social? No obsesiona a la gente
07/05/2013 No tiene nada de justo
22/04/2013 Las cosas nunca volverán a ser igual
19/10/2011 Un precio demasiado alto por la liberación de Shalit
22/09/2011 ¿Un estado palestino? No cuente con ello
13/09/2011 La guerra contra el terror es una guerra de ideas
31/08/2011 El huracán no es un paquete de estímulo
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris