Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Jaime Fúster Pérez
Jaime Fúster Pérez
Han pasado 83 años
Ex profeso había escrito algo ajeno a Cataluña y referido a nuestro vivir valenciano.

Al ocurrir hoy, 27 de Octubre, la sedición, rebelión, o el nombre legal que le corresponda, del Gobierno de la Generalidad Catalana, no puedo pasarlo totalmente por alto.

No voy a escribir sobre el tema, muchos lo harán y alguno de ellos puede tener más preparación que yo.

Lo que me ha ocurrido es que he reencontrado entre mis libros una encuadernación del ABC, en la que figura el “Relato Oficial del Gobierno” de la “Revolución de octubre de 1934 en España”. “La rebelión del Gobierno de la Generalidad”.

Esta encuadernación con numerosas páginas del ABC, especialmente gráficas, la hizo mi abuelo, Ramón Pérez Batlle que fue el último Alcalde de la Monarquía, de Alcoy (Alicante). Quizás por eso, incluyó esas 15 páginas muy detalladas y escritas en letra pequeña, y muy diferentes a todas las demás del libro qué, personalmente, encuadernó. Aunque murió en 1939 y no pude hablar con él, es probable que al haber sido político estos asuntos le preocuparan especialmente.

Como curiosidad solo, muestro el encabezamiento de la primera página y la finalización de la última.

La República supo resolver este problema, con algunos muertos, seguramente fueron inevitables, aunque fueran demasiados, pues ya uno sólo lo es.

De todos modos considero que, aunque sólo se vea un poquito de él, saber de la existencia del documento, verlo con su color histórico, puede ser interesante precisamente hoy.

Es probable que nos de serenidad comprobar lo que ocurrió y saber que se superó. Seguramente nuestra sociedad esta hoy más madura, aunque precisamente hoy no haya sido esa mi impresión al ver la TV.

Artículos del autor

Aunque de lo que digo, digan: “Eso es perder el tiempo”;
prueba, porque yo pienso que tan sólo así “lo ganas”
Y si trato de hacer una reflexión histórica, no solo actual, pienso que en todas esas cosas horribles que ocurren y han ocurrido en los últimos siglos suele haber una base filosófica.
Cuando un hombre o mujer elige una profesión, la de SOLDADO, para la que explícitamente ofrece que el interés de su patria se antepone absolutamente a su propia vida, lo primero natural e instintivo que defienden todos los seres vivos.
El 19 de febrero pasado, en este diario, empecé un artículo titulado: “¡Dios mío!”, con la siguiente frase: “Que el hombre sea obra de Dios, es probable, que Dios es obra del hombre es seguro”.
Ya hace mucho que sostengo que a los machistas los hacen, aparte del sexo, la educación recibida o sea sus padres, las familias, el ambiente pero principalmente sus madres.
Era miércoles, caminaba hacia el autobús, tropecé con una piedra, no me caí, ni di un traspiés, sólo tropecé y dije para mi: ¡Dios mío!
Recuerdo lo que mi amigo, el entendido en agricultura, árboles y naturaleza me explicó hace nada, en diciembre de 2016, cuando le pregunté por qué había ocurrido y me respondió: simplemente eran pinos sobreprotegidos.
Se ha vuelto a poner de moda hablar del COPAGO en nuestro Sistema de Salud, seguramente el mejor del mundo.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris