Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Jaime Fúster Pérez
Jaime Fúster Pérez
La Cataplasma era algo que con fines terapéuticos se usaba a mediados del siglo pasado para curar los catarros
La cataplasma se hacía con “farina de llinosa”, se ponía muy caliente sobre el pecho del enfermo, porque ese calor era bueno y se mantenía así mucho rato, cambiando varias veces esa especie de melaza cuando se enfriaba por otra caliente. Para el paciente era muy insoportable, pero había que sufrirla por pesado que fuera.

Lo que hemos visto, oído y leído estos días pasados desde septiembre en Cataluña ha sido una cataplasma, que molestaba, quemaba y humillaba. No sabíamos como quitárnosla, pero si sabíamos que no solo no nos iba a curar nada, sino que iba ser peor, mucho peor, insoportable para todos. ¿Todos? Si, todos los españoles no catalanes y todos los catalanes no nacionalistas y ahora ya sé que ese todos, incluye también a los nacionalistas.

Empezamos a sufrirla antes de que las empresas empezaran a abandonar Cataluña. Ya son más de DOS MIL. ¿Cuántos ingresos de menos, públicos y privados supondrá? ¿Cuántos puestos de trabajo se perderán? ¿ Cuántos se han perdido ya?

Cataplasma fue ver tres coches de la Guardia Civil machacados por una multitud de PACIFISTAS, contra los que claro está, los mossos no actuaron. Resultaba llamativo ver a los dos Jordis, los promotores de los PACIFISTAS, de pie sobre el techo de uno de esos coches rotos arengando con gran energía a los muchísimos PACIFISTAS que allí había y que gritaban y gesticulaban con maneras violentas, al menos poco pacifistas.

Se puede ver aquí


También fueron cataplasmas:
-La señora de Orlando. No es el nombre de su marido, era lo que se leía en la lata de tomate que llevaba abierta en una mano mientras con la otra se embadurnaba la cara. O porque creyó que el rojo la favorecía o para simular que la habían herido.

- La otra señora que dijo que la policía: “le había roto los dedos uno a uno”, y le oí gritar: “Y m´han tocat les tetes”. En el video no logré ver como y cuando se los habían roto, ni tampoco lo otro. Lo de los dedos resulto ser solo una capsulitis en un dedo.

Video

-Así mismo fue cataplasma ver a personas que, a cosa hecha votaron repetidamente en varios colegios sin ninguna dificultad, para comprobar que no había ningún control que diera validez a esos votos.

-Fue CATAPLASMA ver que una urna que llevaban a donde se iba a votar, se cayera, se rompiera y estuviera YA, LLENA DE SOBRES. ¿Qué tendrían esos sobres? ¿Votos? Probablemente.

Así podríamos seguir, quizás se nos curase el catarro para siempre a fuerza de cataplasmas, pues fueron incontables. Todos los que esos días hayan visto la televisión podrán contar muchas.

No quiero insistir, sentirse burlado cansa, humilla, fatiga, asquea, preocupa, asusta, aburre, aburre, aburre…

Sentir que te están mintiendo y pensar que es eso lo que su sistema ha preestablecido, incluso por escrito y con todo detalle, indigna, te hace sentirte más lejos de los que se lamentan al contártelo.

Y ver que pese a todo lo visto de forma tan pública, esa votación, la de las cataplasmas fue después, considerada por el Parlament como válida. Dijeron que habían votado DOS millones de personas y que la inmensa mayoría había votado que si.

Me avergüenza recordarlo.

Seguramente lo mas humillante fue antes, el 6 y 7 de Septiembre, cuando vimos por TV como se rechazaba cualquier sugerencia de la oposición, que se sintió obligada a abandonar el Parlament y que los que se habían quedado, violando todo lo legislado y lo dictaminado por los asesores jurídicos, aprobaban leyes para la independencia de Cataluña, sin ajustarse a ningún requisito legal, ni siquiera a los del propio Parlament.

Han pasado unos cuantos días, adecuada y afortunadamente se impuso el articulo 155 de la Constitución española.

Pese a ello hace tres días un grupúsculo de sindicalistas bloquearon Cataluña, y aunque eran pocos, incluso usaron a niños muy pequeños, cortaron vías de comunicación. Ese grupo de extrema izquierda bloqueó a los trabajadores, no a los ricos. Bloquearon a los que pretendían ir a trabajar, a los que ahora están asustados porque ven peligrar sus puestos de trabajo, a los que iban al médico; a quienes no pedían más que, que les dejaran en su vida normal. Y se la llamó huelga del país o de la nación, no se cierto. Y los mossos tampoco actuaron.

Anteayer declaró y declaró y declaró Carmen Forcadell y dijo al final: “Que la proclamación de la República sólo fue simbólica”. O sea mentira.

Y más o menos parece que quiso decir, que había sido una especie de broma y que no hay que tomárselo así.

Y específico que: “Respetará el articulo 155 y cumplirá todo lo que dice la Constitución Española y las leyes”.

VEREMOS.

El resumen de la actuación de Carmen Forcadell, en todo lo por ella hecho y dicho hasta ese final tan poco heroico, se podría titular con uno de los versos del tango “Gira, gira” de Carlos Gardel que dice:

“Veras que todo es mentira”

Verlo aquí


Lo último es que Artur Mas pide a sus votantes una colaboración económica para ayudarle a pagar la sanción que le impuso el juzgado por la anterior convocatoria de elecciones. Le oí decir que no era justo que: “Uno solo tuviera que pagar todas las consecuencias”.

Pensando en pagar uno solo, como dice, me ha venido la idea de: ¿Cuanto puede cobrar él solo?
He ido a Internet y he hecho la pregunta: ¿Cuanto gana Artur Mas? y leo en elEconomista.es con fecha de finales de Septiembre:

“Artur Mas sigue cobrando un sueldo publico de 111.000 € y tiene derecho a chófer y oficina”.

Pienso que todos son libres para hacer donaciones, pero estaría bien caer en la cuenta que este señor recibe más de 9.000 € mensuales, durante los primeros cuatro años tras dejar la presidencia. Luego parece ser que bajará a unos 7000€. Se puede ver en el “Estatuto de los expresidentes de la Generalidad”.

Ahora se está diciendo que el vicepresidente “Oriol Junqueras”, el que afirmó rotundamente el 5 de Octubre pasado que: “no va a haber una huida de empresas de Cataluña” y ahora está en la Cárcel (“de Estremera”), que tal vez cambie su sistema de defensa (no declarar), por el de la Forcadell (declarar y decir que va aceptar y cumplir la ley), aunque por mi parte pienso: “Le va a costar porque no tiene práctica”.

Creo que todo este conjunto pese a lo triste y destructivo que ha sido puedo tomármelo con humor y presentar otro Tango…diferente y disléxico que dice:

Tango un hermano en el Tercio
Y otro tango en Regulares
Y el hermano más pequeño
Preso en Alcalá de Henares

¿O es en “Estremera”?

Artículos del autor

Soy valenciano parlante nativo, el valenciano es mi lengua materna, con ella nací, crecí y, fundamentalmente jugué, en mi niñez y adolescencia, con mis amiguitos y amiguitas.
Ex profeso había escrito algo ajeno a Cataluña y referido a nuestro vivir valenciano.
Aunque de lo que digo, digan: “Eso es perder el tiempo”;
prueba, porque yo pienso que tan sólo así “lo ganas”
Y si trato de hacer una reflexión histórica, no solo actual, pienso que en todas esas cosas horribles que ocurren y han ocurrido en los últimos siglos suele haber una base filosófica.
Cuando un hombre o mujer elige una profesión, la de SOLDADO, para la que explícitamente ofrece que el interés de su patria se antepone absolutamente a su propia vida, lo primero natural e instintivo que defienden todos los seres vivos.
El 19 de febrero pasado, en este diario, empecé un artículo titulado: “¡Dios mío!”, con la siguiente frase: “Que el hombre sea obra de Dios, es probable, que Dios es obra del hombre es seguro”.
Ya hace mucho que sostengo que a los machistas los hacen, aparte del sexo, la educación recibida o sea sus padres, las familias, el ambiente pero principalmente sus madres.
Era miércoles, caminaba hacia el autobús, tropecé con una piedra, no me caí, ni di un traspiés, sólo tropecé y dije para mi: ¡Dios mío!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris