Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Felipe Aparicio


Twitter: @felipe_aparicio
Email: felipeaparicio_h@hotmail.com
Felipe Aparicio
Últimos textos publicados
Nadal no puede con un Djokovic de otro planeta
El español suma su sexta derrota en 2011 ante el serbio, tras caer en la final del US Open, por 6-2, 6-4, 6-7 (3) y 6-1, en una cuatro horas y diez minutos de lucha titánica de ambos jugadores
El deporte, como la vida, siempre permite una segunda, tercera o énesima oportunidad para la revancha. Sólo es cuestión de tiempo. Sin embargo, Nadal tendrá que esperar un poco más para vengarse de Novak Djokovic, el rival que le ha vencido en las seis finales que han disputado este año, dos de ellas de Grand Slam (Wimbledon y US Open). El hombre que le ha apeado de lo más alto del ranking ATP, como hizo el español anteriormente con Federer.

Saltó Nadal a la abarrotada pista Arthur Ashe (con 27.000 personas, la de mayor capacidad del mundo), con las ideas claras. Jugar un tenis muy agresivo, alterando constantemente las alturas con su revés y tratando de mover todo lo posible a Djokovic. Sólo lo consiguió en los dos primeros juegos, ya que el serbio consiguió encadenar un rosco de seis juegos consecutivos, con una variedad de golpes que por momentos rozó la perfección.

Un impotente Nadal salió enrabietado en la segundo set, donde se repitió el mismo guión que en el primero. Tras dos juegos para el balear, el tercero se presumía esencial para el devenir de la manga. Después de 18 intensos minutos, Djokovic devolvió el break al español, con un recital de tenis y puntos milagrosos, muchos de los cuales, deberían ser de enseñanza obligada en las escuelas de jóvenes promesas del mundo de la raqueta.

Varios partidos en uno
Con el mismo resultado (6-2), finalizó el segundo set en manos de Nole, que por momentos parecía imposible de batir. Un Nadal destrozado psicológicamente afrontó la tercera manga como si le fuera la vida en ello. Otro se hubiera rendido. Rafa no. El manacorense consiguió hacer creer a toda España, que él podía ser el décimo tenista en remontar dos sets en contra en la final del US Open. Y por momentos lo pareció.

El tercer set permitió ver los primeros síntomas de flaqueza de Djokovic, al que comenzaban a pesarle las piernas. Sin embargo, la profundidad en sus golpes, especialmente en el revés y derecha paralelos, y la intensidad en sus desplazamientos, no invitaban al optimismo de una posible remontada del balear. La 'Nadalización' de Djokovic es un hecho. Jugar contra él debe ser desesperante. Devuelve todo como si se tratase de un frontón. Algo muy similar a lo que hacía Nadal en sus comienzos en la élite del tenis. Con 6-5 en contra y 30 iguales al resto, el español sacó lo mejor de sí para forzar un tie-break, que se llevó a base de casta y coraje.

El inicio de cuarta manga parecía presagiar el comienzo del fin para Djokovic en la final. El serbio llamaba al fisioterapeuta aquejándose de unos dolores de espalda, que curiosamente coincidieron con la remontada de Nadal. El parón no le vino bien a Rafa, al que en seguida se le vio que no pegaba con la misma potencia que antes del mismo. Y además, el lesionado Djokovic volvía a pegar palos como al principio del partido, como si el dolor no fuera con él.

El 6-1 final reflejó que Nadal remó todo lo que pudo para morir en la orilla. Con esta nueva derrota, Djokovic se acerca un poco más en las estadísticas de partidos ganados y perdidos contra el español (16-13 para Nadal). La sensación agridulce que queda es que el serbio se encuentra hoy en día un peldaño por encima de Nadal. Sin embargo, esto puede cambiar en cualquier momento. Quizá sea más pronto de lo que creamos.

La primera gran venganza podría ser alzándose en una hipotética final de la Copa Davis con España en Serbia. Pero eso será otra historia. Y con permiso de Francia y Argentina, claro. Porque a todo esto, en poco más de tres días, Nadal saltará a la pista de tierra batida de Córdoba para liderar a la Armada en la eliminatoria de semifinales ante los galos. Mientras Rafa continúe teniendo hambre de victorias, todo será posible. Y no les quepa la menor duda, de que seguirá siendo así por mucho tiempo.

martes, 13 de septiembre de 2011.
 
Djokovic se corona en Wimbledon
El serbio vence a Nadal por 6-4, 6-1, 1-6 y 6-3 y se hace con su primer título del All England Club
Desde el próximo lunes, el mejor tenista del 2011 también será el número 1 del Ranking ATP. La temporada de Novak Djokovic es probablemente la mejor de la historia de un tenista, sólo enturbiada por esa única derrota en las semifinales de Roland Garros ante Roger Federer en una batalla épica.

Su registro de 48 victorias y 1 derrota en 2011 es simplemente espectacular. En Wimbledon, el serbio venció por quinta vez consecutiva en una final (tras Indian Wells, Miami, Madrid y Roma) a Rafael Nadal. De esta forma, Nole suma su primer título en el All England Club, el octavo torneo del año y el vigesimosexto de su carrera (tres de ellos de Grand Slam).

El marcador final (6-4, 6-1, 1-6 y 6-3 en casi dos horas y media) refleja lo extraño que fue un partido en el que Nadal pocas veces se encontró cómodo sobre la pista. Al inicio del encuentro, el manacorense pareció haber aprendido bien la lección de las cuatro derrotas previas en 2011 ante Djokovic, por lo que comenzó muy agresivo sobre la pista, desplegando un tremendo repertorio de derechas paralelas que hacían daño a su rival. A pesar de ello, éste aguantaba los envites del balear. A medida que avanzaba el primer set, Nole buscaba con mayor insistencia castigar el revés del español, con menos profundidad que en días anteriores. Sin embargo, ambos mantenían sus servicios, sin aparente problema alguno, gracias en parte a su excelente porcentaje de primeros servicios. En el noveno juego y al saque, Nadal se puso 30-0, pero incomprensiblemente tiró el set, con dos fallos garrafales de derecha, ayudados también por dos previos winners de un serbio, que sabía de la importancia del momento. Casi sin darse cuenta, Djokovic se había hecho con la primera manga y a Nadal le tocaba remar a contracorriente.

Varios partidos en uno
En el primer juego del segundo set, el manacorense pudo disponer de dos pelotas de break, pero un fallo de derecha paralela primero y un smash al pasillo después, propiciaron que Djokovic comenzara mandando. En ese momento, Nadal bajó los brazos. Su porcentaje de primeros servicios disminuyó considerablemente y el tenis del serbio rozó la perfección por momentos. Si a todo ello le unimos que Nole aprovechaba toda opción que tenía de romper el servicio del español (terminó con 5 de las 6 pelotas de break materializadas), el partido se ponía muy cuesta arriba. Por lo tanto, el segundo parcial fue un visto y no visto (6-1). Mientras el banquillo de Djokovic celebraba con rabia la ventaja del de Belgrado (algunas veces excediéndose en sus gritos y gestos), las caras del de Nadal eran de verdadero poema. Tocaba apelar a la épica y todo pasaba porque el manacorense comenzara a tener mejores sensaciones, especialmente con su derecha. En el segundo juego de este tercer set, Rafa tuvo mucha más profundidad y variedad en sus golpes y consiguió romper, por primera vez, el servicio del serbio. La rotura hizo crecer el juego del español, que jugaba con garra cada punto, mientras que Djokovic era fiel reflejo de una cierta relajación, por la "facilidad" con la que se había impuesto en las dos primeras mangas. Nadal volvió a romper y devolvió a su rival el 6-1 infringido por éste en el anterior set.

La moral con la que ambos afrontaban la cuarta manga se antojaba esencial para el devenir del encuentro. Tras desaprovechar una opción de break en el primer juego, Nadal dejó que Djokovic volviera a crecerse. El serbio se enchufó de nuevo al partido con derechas cruzadas demoledoras y subidas a la red inteligentes y efectivas. Con 2-0 a su favor, Nole pareció dar algunos síntomas de cansancio, que el balear aprovechó para devolverle la rotura. El revés cruzado a dos manos de Nadal tomó un gran protagonismo en estos juegos, haciendo que el serbio forzara estiradas imposibles y algo peligrosas. Nadal comenzó el octavo juego con su primera doble falta del partido, lo que hizo que a continuación cometiera varios errores no forzados (algo poco habitual en él en situaciones de este estilo). En definitiva, fue el momento decisivo, que Djokovic no dudó en aprovechar para cerrar el partido (6-3) y hacerse de forma justa y meritoria con el primer Wimbledon de su carrera. "Es el día más feliz de mi vida", exclamó radiante Nole al finalizar el encuentro. A partir del próximo lunes, el serbio aparecerá como el número 1 del Ranking ATP, con casi 2000 puntos de ventaja sobre Nadal. Si nada se tuerce, lo más probable es que el de Belgrado se mantenga en la cabeza de las listas, por lo menos, hasta 2012.

De este modo, Djokovic se convierte en la bestia negra del balear, ya que es el tenista que más veces ha conseguido vencerle (ya suma doce, las cinco últimas en 2011 en sendas finales) y, sobre todo, ha propiciado que el manacorense tenga un rival, contra el que no consigue desplegar su mejor tenis, y contra el da muestras de desesperación e impotencia en ciertas ocasiones, como ha demostrado en esta final. El número de errores no forzados de Nadal (15), frente a los 7 que cometió en la semifinal ante Murray, explican dos cosas: que el español es humano y que, con respeto de Federer, ha nacido una nueva rivalidad en el mundo del tenis. Que Djokovic no se relaje, porque Rafa es como Terminator: siempre vuelve.

domingo, 3 de julio de 2011.
 
"NOLE" puedes ganar
Djokovic vence a Nadal en la final de Madrid (7-5 y 6-4) con un tenis perfecto que le permite continuar imbatido en 2011 tras 32 partidos
El número 2 del mundo, Novak Djokovic, venció a Rafael Nadal en la final del Masters de Madrid, tras pasar por encima del balear en dos sets (7-5 y 6-4) en dos horas y 17 minutos. En todo momento, el serbio desplegó un tenis muy agresivo y sin apenas cometer errores, mientras que el manacorense nunca estuvo cómodo sobre la arcilla madrileña. Con esta victoria, "Nole" se hace con su primer Masters 1000 de Madrid, el tercero de la temporada tras Indian Wells y Miami.

En sus nueve enfrentamientos anteriores en tierra batida, Djokovic no conocía la victoria ante Nadal. Su primera premisa nada más saltar a la pista central de la Caja Mágica fue comenzar muy metido en el partido, ya que el manacorense es experto en romper el saque de su rival a las primeras de cambio. De hecho, Nadal tuvo dos bolas de "break" en el primer juego, que no supo aprovechar. Djokovic aguantaba mejor que nunca los intercambios desde el fondo de la pista y se mostraba muy agresivo en todos los puntos, especialmente con su revés.
A pesar de que la grada animaba sin cesar al español (en algún momento la Manolo Santana pareció un estadio de futbol), Djokovic continuaba a lo suyo. Apenas cometía errores y la moral de Nadal decaía por momentos. El electrónico marcaba un 4-0 a favor del serbio, pero si había alguien que creía en la remontada, ese era el manacorense, que dio un paso adelante sobre la pista y redujo distancias en el set.

Con 5-3 y 30-0 a favor de Djokovic, Nadal disputó cuatro espectaculares puntos, entre ellos un "passing-shot" y una formidable derecha paralela. En el décimo juego, el balear salvó tres bolas de set, gracias a su saque y a un par de errores del serbio. Fue un espejismo. Con 5-5, Djokovic disputó dos juegos con un tenis que rozó la perfección y cerró la manga para tristeza del público madrileño.

Lejos de amedrentarse, Nadal puso tierra de por medio en el inicio de la segunda manga, rompiendo en blanco el saque de Djokovic. Con 0-30 a su favor, el manacorense jugó uno de los mejores puntos de los últimos tiempos. Respondió a un globo del serbio, con otro pasándose la pelota entre las piernas.

Sin embargo, "Nole" no se puso nervioso y volvió a hacer un "break" al español sin despeinarse. Parecía que era imposible que fallara una pelota. Además, castigaba sin piedad el revés de Nadal, que se quedaba corto en muchas ocasiones. En el octavo juego, Nadal consiguió salvar un 0-30 con su saque, gracias a su habitual garra y casta. Pero en el úndecimo, Djokovic restó muy largo y el español claudicó definitavemente. "Por favor remonta Rafa", le gritó un niño desde la grada. Pero hoy era imposible. A Djokovic, hoy "Nole" podías ganar.

Posible revancha en Roma
Nadal no tiene mucho tiempo para lamentarse, ya que a partir de mañana, defiende título sobre la arcilla romana. Como el español y Djokovic son los dos primeros cabezas de serie, no podrían enfrentarse hasta una hipotética final. En Roma, el serbio puede acercarse aún más a Nadal en el Ranking ATP, ya que sólo defiende cuartos de final en el torneo romano, al igual que en Roland Garros. Sin embargo, la participación de Djokovic en la tierra romana no está del todo asegurada, porque arrastra ciertos problemas físicos, que podrían hacer que se reservara para Roland Garros, el segundo Grand Slam de la temporada que se celebrará a partir del 22 de mayo en París.

domingo, 8 de mayo de 2011.
 
 
Nadal gana la primera de sus finales en Madrid
Se impuso a Federer remontando un set (5-7, 6-1 y 6-3) y jugará la final ante un Novak Djokovic (18.30 horas), que sufrió más de lo esperado para vencer a Thomaz Bellucci, revelación del torneo
domingo, 8 de mayo de 2011.
 
Nadal, a semifinales por la vía rápida
El balear se deshace del francés Llodra en dos sets (6-2 y 6-2) en una hora y cuarto y se enfrentará a Roger Federer en la reedición de la pasada final de Madrid
sábado, 7 de mayo de 2011.
 
Nueva prueba para Arantxa Parra
García-López se enfrenta a Djokovic
jueves, 5 de mayo de 2011.
 
Nadal aplasta a Baghdatis en su debut en una jornada sin sorpresas
Rafa y Djokovic acceden a octavos de final de Madrid por la vía rápida, mientras Murray y, sobre todo Federer, sufren más de la cuenta para solventar sus compromisos
jueves, 5 de mayo de 2011.
 
Miércoles galáctico en la Caja Mágica
Los aficionados madrileños podrán ver mañana el debut de los cuatro primeros favoritos, entre ellos el vigente campeón, Rafa Nadal.
martes, 3 de mayo de 2011.
 
Todos contra Nadal
Sorteo esquivo para el balear, que podría medirse a rivales de la talla de Del Potro, Roddick, Melzer o Federer antes de una hipotética final con Djokovic
sábado, 30 de abril de 2011.
 
jueves, 20 de enero de 2011.
 
Archivo
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris