Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Cristian Aguado Crespo
Cerebro sin cabeza
Cristian Aguado Crespo nació en Madrid en 1983, pero pronto se asentó en la costa levantina de Benidorm. Cursa la Licenciatura de Periodismo en Valencia pero sus estudios se forjan en la Filosofía.

Su columna pretende acercar la cultura al lector sin que para ello la actualidad deba ser un requisito fundamental. Críticas literarias, reseñas sobre obras filosóficas, artículos de reflexión sobre temas sociales, recomendaciones de discos o grupos musicales es el contenido que puedes encontrar en su espacio.
Cristian Aguado Crespo
Últimos textos publicados
Ética, ecología y economía
Una reflexión sobre ética y ecología desde un contexto básicamente económico se plantea desde hace décadas como una exigencia esencialmente moral
Las voces que han optado por un discurso ético basado en el respeto a la naturaleza por voluntad no han sido el motivo de esa reflexión. Por el contrario, parece que por fin, pero muy poco a poco, la necesidad de optar por un modelo que respete el medio ambiente viene promovida por la industria, la cual es ya más que consciente de la necesidad de un cambio de modelo que sustente su relación con la naturaleza, aunque paradójicamente sea para salvar su propio pellejo.

El uso de energías renovables se instaura de manera paulatina en la “psique social”. Si a escala micro-estructural aun forma parte sólo del universo de aquellos que son realmente respetuosos con el medio ambiente, a escala macro-estructural, es decir, en el mundo de la industria, se ha convertido en una cuestión de vida o muerte.

El cambio climático se presenta como el eje conductor del discurso que defiende el uso de las energías limpias como fórmula inmediata para frenar el desastre medio ambiental. Sin embargo no se menciona ningún problema de método o aplicación, pero no hay que olvidar la verdadera estrategia empresarial que esconde el discurso.

Que no sea este texto mal interpretado, pues se defiende el uso de formas moderadas y limpias de energía. Pero que sí sirva para criticar lo que parece y no es.

En resumen, que el cambio de modelo de producción por el de energías renovables ha venido finalmente a establecerse como una necesidad empresarial más que como una decisión voluntaria real de respeto al medio ambiente.

Hoy queda lejos la idea que desarrolló, si ya bien postulada en el renacimiento, la Ilustración de dominio del hombre sobre la naturaleza a través de la técnica, o por lo menos es sin duda objeto de conjetura.

Que haya continuado hasta nuestros días es sencillamente una obviedad. No por ser una fórmula ideal, si no porque ha sido así, es un hecho histórico. Sin embargo, resulta extraño el empeño desmesurado por un amplio sector de continuar con ella, pues es ya archiconocido que la relación de explotación que el hombre mantiene con la naturaleza no es sostenible.

Más cercano a nuestro tiempo, en la década de los 50, la termodinámica desarrolló la ley de la entropía, la cual venía a ser el argumento científico que representaba a un conjunto social partidario de la moderación.

La ley de la entropía, descubierta por Rudolf Clausios a mitad del siglo XX, ponía de manifiesto que los procesos de la naturaleza son, a no ser que se plantee desde un sistema ideal, esencialmente irreversibles. De manera que al aplicar una fuerza o energía para desatar otra se pierde un porcentaje útil que jamás podrá ser recuperado.

Esta compleja teoría física se puede ejemplificar con la escasez del petróleo. Aunque no es un buen ejemplo, sintetiza la idea de que los recursos naturales son finitos, y que el uso de éstos no son gratuitos.

Por lo tanto, no hay que olvidar la verdadera labor científica que han desarrollado las teorías de la física, la filosofía, la biología o la antropología de la naturaleza, ni de las personas que de verdad han sido partícipes de ellas.

Sin embargo, el mensaje que a día de hoy y desde hace unos años llega a los ciudadanos a través de fuertes campañas dirigidas por grandes multinacionales se aleja de una decisión forjada de manera estricta en la voluntad, pues más bien es producto de un cambio necesario en las formas de explotación debido directamente a las consecuencias que muchos teóricos y pensadores defendían: la materia de explotación no es infinita.

Dentro de la problemática que atañe al debate entre ética y ecología existe infinidad de planteamientos que aquí ni se nombran, como determinar qué es naturaleza, qué se entiende por ella y cuántas nociones es posible concretar, cuáles son las distintas corrientes que se enfrentan en su defensa y cuáles sus planteamientos, si es posible una ética de conducta, la diferencia entre natural/artificial, en definitiva todo el contenido epistemológico que conlleva; este texto sólo pretende subrayar que el cambio de modelo no ha sido producido sino por una exigencia puramente de sistema de mercado, lo que es un alivio, pero en ningún modo es una lección de ética medioambiental.

miércoles, 8 de junio de 2011.
 
Sermón doctrinario y aburrido sobre periodismo
Cristian Aguado
A lo largo de la historia la prensa en España ha ido desarrollando una labor en función a su momento concreto y, en cierto modo, condicionada por el contexto político y social. En este sentido, viene como anillo al dedo la famosa frase del filósofo Ortega y Gasset: “Yo soy yo y mi circunstancia.”

Es cierto que bajo esa preposición hayan existidos publicaciones con mayor o menor sentido de la responsabilidad, o con más o menos coherencia ideológica, en fin, un millón de matizaciones que no vienen a poner de manifiesto más que la prensa se formula desde parámetros subjetivos, algo que no debe tomarse a priori como malo. Y es que, parece que desde hace ya dos siglos, la idea de asentar la base del periodismo bajo el ideal de la objetividad y la neutralidad ha sido lo común.

Es lo normal y lo mejor, pero no hay que olvidar que es más un intento que una realidad. No es posible ser cien por cien objetivo en el terreno de las ciencias sociales. Para que fuese posible, la única solución sería publicar la información codificada en fórmulas matemáticas o traducida al lenguaje lógico, de manera que, si de hecho la prensa ya no se lee de por sí, habría que imaginar cómo sería entonces.

Fuera bromas sin gracia, la idea, sencilla y simplemente hablando, es que la prensa es subjetiva por naturaleza, y hay que asumirlo cuanto antes mejor. Una vez hecho esto, el barómetro por el cual conseguir que la información no se convierta en pura propaganda debe pasar por conceptos también subjetivos y de voluntad, eso es, de profesionalidad.
Podemos decir de alguien, que es profesional, quizá justo porque en su labor se aprecia ese intento por ser objetivo. Pero no podemos decir de alguien que es objetivo. Porque objetivo puede ser una suma o una multiplicación, o una ley física cuando se plantean en abstracción pero no puede serlo una persona. No puede porque en ella existen distintas circunstancias históricas, culturales, familiares, económicas, etc; que difieren de las de otras personas, y eso produce necesariamente una visión particular y distinta en cada una de ellas.

Sencillamente, el objetivo de este SERMÓN es dar una opinión sobre el concepto de prensa para subrayar el alto grado de subjetivismo que la compone y decir que no ha de verse como cosa mala, sólo tenerlo presente para que, en vez de partir de la idea de que se es objetivo, partir de la idea contraria para intentar conseguir mantenerse en la línea de la profesionalidad y la búsqueda imposible de la objetividad.

lunes, 2 de mayo de 2011.
 
Los orígenes del blues y su repercusión en la música
Cristian Aguado
Matizar sobre los orígenes de las cosas equivale a saber el por qué de ellas, por eso he visto conveniente indagar de manera breve en el contexto histórico y en las fuentes de donde surge el blues y el rhythm and blues. Pues no hay que olvidar que la música blues es profundamente religiosa. Por el año 1.600 se establece el primer asentamiento Inglés en América, exactamente en Virginia, donde se comenzaría a plantar tabaco. Para ello tuvieron que deportar esclavos de la África profunda (No es que fueran retrasados para hacer esa labor por ellos mismos, más bien eran bastante canallas). Un siglo más tarde se inventa la máquina de cerner algodón, con la cual se acelera la producción e incrementa la necesidad de más deportaciones de esclavos. En 1.791 el censo calculó que de 3.900.000 censados 700.000 eran de raza negra. Para 1.800 habían emigrado a América ciudadanos europeos de diferentes países como Holanda, Dinamarca, Inglaterra, Irlanda, Escocia, Alemania, Suecia, Noruega, y supongo que ningún español, que estaría recibiendo ostias de la inquisición. La ola de inmigración procedente de Europa provenía en su mayoría de doctrinas protestantes luteranas, y esas doctrinas cuajaron entre los africanos.

La religión protestante, que es cristiana también (por si hay algún despistado), es, como la católica, universalista, abierta a cualquiera que oportune convertirse ella. Para ello organizaban algo así como marchas donde la gente gemía, gritaba y aullaba en forma de, no sé, algo así como comunión espiritual o ritual esotérico. A estas marchas se las llamaron despertares AWAKENINGS, donde se juntaban ritmos folklóricos europeos y africanos. De este nuevo ritmo aparecerán los SHOUTS, canciones religiosas de los esclavos que más tarde se convertirá en el góspel. También los HOLLERS forman parte de los diferentes cantos que surgen como expresión de lamento ante la agonía de la esclavitud en el trabajo. Para 1.860 eran 4.500.000 las personas de raza negra que vivían en América, de las cuales sólo 500.000 eran libres.

A esta etapa estrictamente coral corresponden una multitud de instrumentos totalmente rudimentarios propios del entorno rural:




Guitarras de cartón.


- WASHBOARD, tabla de lavar.
- JAWBONES, quijadas de canes y asnos.
- JUGS, porrones metálicos o de barro.
- KAZOOS, cañas con membranas vibrantes
- BLUE BLOWINS, peines con los que hacían sonar unas finísimas cuerdas.

Y los más sofisticados, guitarras eléctricas fabricadas con cajas de puros, contrabajos a partir de barreños, bajos y panderetas.

La mezcla del folklore africano y europeo genera también un conjunto de bailes: la calenda, el bump, el stomp, el ragging, break down, cake walk, el buck and wing, éste último conocido por todos gracias a Chuck Berry. (Los podéis poner todos en you tube; veréis la sorpresa al ver algún que otro rapero del espacio marcándose una floritura tras otra, pero bueno, algo se puede apreciar de cada uno de ellos).

Después de la guerra de secesión muchos de los esclavos quedaron libres, pero al no tener preparación laboral la única vía de escape para ellos fue la música. Lanzarse a tocar por aquí y por allá sin rumbo fijo mediante una vida errante no era tarea fácil y muchos de estos músicos fueron encarcelados por cometer delitos insignificantes, no hace falta que mencione de que tipo. No tenían dinero para los instrumentos, sufrían reyertas encarnizadas en las cuales se jugaban la libertad y las manos, su arma de trabajo, viajaban sin rumbo de lugar en lugar esperando fortuna y encontrándose en la mayoría de las ocasiones a grupos de paletos esperando apalearles, y en la cárcel eran encadenados de pies y cuello. De todas estas desgracias el preso se lamentaba cantando melodías melancólicas que expresaban su agonía ante la vida, y a estos cantos se los conoce como CHAIN -GANG-SONGS.

También son típicos de esta época los BARRELHOUSE, que consistían en acudir a graneros donde en el centro había unos barriles que delimitaban la zona de baile. En estas fiestas los músicos que participaban eran considerados ya como profesionales. Otros músicos acompañaban a vendedores ambulantes y tocaban la guitarra mientras vendían el producto. Donde el músico sí consiguió reconocimiento económico fue en los funerales, de donde salen los FUNERALS SONGS. IMAGEN: BARRELHAOSES,




Los Barrelhouse.

De los cantos religiosos, de los cantos en el trabajo, de la música de espectáculo, los lamentos en el presidio y de las marchas en los funerales surgió, el SHAG, que poco más tarde se denominó BLUES. Toda esta generación se la conoce como creadora del BLUES RURAL. Los primeros Blues se grabarían hacia 1920 y la mayor parte de ellos por mujeres, ya que tenían más accesibilidad al mundo del espectáculo. Leyendas como Bessie Smith, Ida Cox, Mammie Smith (fue la primera), Getrude Ma Rainey, Billie Hiliday... Todas ellas marcadas por una vida tormentosa, llena de escándalos, alcohol y drogas (yeeeha! si es que lo inventaron todo coño), y no decir sufrimiento, forjaron la música blues y la empujaron hacia los estudios y los espectáculos.

Ahora, por orden cronológico, una serie de artistas conocidos:




Robert Johnson.


- Blind Lemon Jefferson, Leadbelly, y Charley Paton de los primeros.
- Big Bill Bronzy
- Sonny Boy
- Robert Johnson. Una gran leyenda
- Aaron T- Bone (Ya hacía con la guitarra las piruetas que Hendrix patentó).
- Howlin´ Wolf
- Sam Lightnin
- Los grandes Jhon Lee Hooker y Muddy Waters
- Willi Dixon
- Texas Alexander
- Furry Lewis
-Son House
- Bukka White, "baby please don´t go" nada más y nada menos, o por lo menos eso creo. QUE NO ES DE AC/DC!, aunque la tocan muy bien.
- B.B King

Retomando el texto, en una época de miseria, hambre y racismo el tren se convirtió en la vía de escape, y muchos de estos músicos fijaron el rumbo hacia el norte del continente, donde el racismo no era tan severo. Chicago fue el destino de todo artista con buscaba ganarse la vida con la música.

Después de la 2ª guerra mundial Chicago se convirtió en la cuna del BLUES URBANO, estilo que se diferencia del BLUES RURAL, más típico del sur. La reunión de bluesmen de todos los rincones del sur fue tremenda y con ella la de instrumentos distintos que se unieron, de esta forma surgen los grupos de blues. Hasta 1.944, después de una prohibición irracional que no permitía a la gente de raza negra grabar música, no se desarrolló el estilo en toda su potencia. Pero una vez superado este impedimento la música negra fue como una gran bola de fuego que derrumbó todas las barreras sociales para forjarse como el estilo de la música popular por excelencia. Escuchada por todos los públicos, radio, televisión, espectáculos, todos querían conocer y escuchar las maravillas de este estilo, el BLUES, que con el tiempo y la vertiginosa marcha con la que funcionó paso conocerse también como RITHM AND BLUES.

martes, 1 de marzo de 2011.
 
 
María Zambrano y la Razón Poética
Cristian Aguado
martes, 15 de febrero de 2011.
 
Ley Sinde, breve historia de la censura en España
Cristian Aguado
miércoles, 2 de febrero de 2011.
 
Archivo
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris