Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Antoni Leiva
Batallas Reflexivas
Antoni Leiva
Si regulamos nuestros comportamientos en base a todo tipo de subjetividades, ¿Por qué el temor a un atentado terrorista no puede formar parte de éstas?
¿Deberíamos condicionar nuestras acciones a raíz de la amenaza de atentados terroristas? Me muestro a favor de la cuestión planteada por tres motivos: en primer lugar, porque ya condicionamos nuestras acciones en función del contexto; en segundo lugar, porque estamos viviendo una nueva tipología de guerra; y en tercer lugar, porque hay que poner en valor la vida humana.

Primeramente, las personas condicionamos constantemente nuestras acciones en función de las ocurrencias del entorno. Condicionar no significa renunciar de forma absoluta, sino más bien adaptar nuestra conducta según los propios criterios. Éstos pueden estar basados en prejuicios, suposiciones, malas interpretaciones, etc. En cualquier caso, es una realidad que muchas de nuestras decisiones responden a criterios de no racionalidad ni objetividad.

Por ejemplo, hay estadísticas que reflejan que los porcentajes de accidentes de avión son mucho menores que los de coche; sin embargo, hay personas que evitan desplazarse en avión por temor, no actuando ni sintiendo lo mismo en relación al coche. Por lo tanto, si regulamos nuestros comportamientos en base a todo tipo de subjetividades, ¿Por qué el temor a un atentado terrorista no puede formar parte de éstas?

En segundo lugar, ya hay diversos analistas que califican el escenario actual como una nueva guerra. La particularidad de ésta es que las fronteras no son el eje central, es decir, no se trata de una lucha entre territorios. La crítica al respecto podría ser que entonces no puede categorizarse como guerra. No obstante, es importante introducir la siguiente reflexión: los conceptos y los fenómenos evolucionan, y por lo tanto, pueden surgir guerras de características diferentes a las tradicionales.

Así pues, más bien es una guerra entre los que su objetivo central es mantener su vida, y los que su finalidad última no necesariamente es conservar la vida, sino quizás acceder al llamado “paraíso”. En cualquier caso, hay que reconocer que la descripción puede incluir diversos matices e interpretaciones. Más allá del carácter definitorio, es razonable que ante una guerra las personas regulen su conducta e intenten evitar las máximas situaciones de peligro.

En tercer lugar, hay que poner en valor la vida humana. En principio, las personas tenemos una única vida -no pretendo cometer la falacia dirigida a la ignorancia, es decir, proclamar la verdad de una proposición en tanto que no hay una prueba que sostenga lo contrario-, y por lo tanto, el valor que ésta adquiere es inmenso. En este sentido, hay que cuidarla, siendo legítimo optar por evitar peligros, como lo son posibles atentados terroristas. Hay que reiterar que esto no significa renunciar a todo o a muchas actividades, pero sí regular nuestras conductas.

Al fin y al cabo, tener vida es lo que nos permite cualquier otra acción conocida -estar con nuestros seres queridos, viajar, mantener relaciones sociales, practicar nuestras aficiones, etc-. A veces olvidamos una reflexión muy simple: la vida es como la raíz de un árbol, esto es, todo viene derivado de la presencia de vida. Ésta nos ofrece libertad, amor, emociones, descubrimientos, temores, tristezas, alegrías, etc. En definitiva, la vida es el pilar de nuestra existencia.

Artículos del autor

La Liga de Fútbol Profesional ha publicado un Reglamento para la Retransmisión Televisiva. No suele ser objeto de mi interés analizar este tipo de reglamentos, no obstante, hay un apartado susceptible de ser expuesto.
El propósito de este artículo es refutar determinadas líneas argumentales que utilitza Irith, la autora del siguiente artículo: “Estoy aquí, no quiero ligar contigo".
En los dos anteriores artículos de opinión que elaboré, titulados Legitimando las desigualdades (I) y Legitimando las desigualdades (II), emití una serie de reflexiones entorno a las desigualdades.
Rosenthal apela a la solidaridad para avanzar hacia una sociedad mejor en su conjunto, remitiendo a la vez que existe una desigualdad previa.
Hace unos meses tuve un debate con una amiga -en adelante Rosenthal- sobre las desigualdades. Fue una interacción dialéctica muy amplia, y sobre la cual me basaré para defender o legitimar las desigualdades.
Todo parece indicar que la reválida será evaluada a partir de preguntas “tipo test”. Así se establece en informaciones publicadas en abril del 2015, como por ejemplo en el artículo de El Mundo, titulado: Un test de 350 preguntas, así serán las nuevas reválidas

El año 1980, Leonardo empezó a cantar y grabar canciones, siendo una actividad de la cual disfrutaba mucho. No obstante, su meta no era simplemente divertirse, sino también triunfar, ya que la calidad era una característica de sus productos.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris