Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Antoni Leiva
Batallas Reflexivas
Antoni Leiva
Con la mercantilización de las extracciones se pueden producir clases sociales en función de los tipos de sangre
La donación de sangre no se debe permitir como negocio por cuatro motivos: en primer lugar, porque progresivamente la cultura del lucro va adquiriendo un protagonismo excesivo; en segundo lugar, porque la donación de sangre será una actividad que probablemente disminuirá; en tercer lugar, porque se pone en peligro el acceso a recibir sangre, teniendo en cuenta que ésta es un bien inelástico; y por último, porque se pueden producir clases sociales en función de los tipos de sangre.

Etimológicamente, filantropía proviene del griego y significa “amor a la humanidad”.

Precisamente, en nombre de la filantropía muchas personas sienten las energías y las motivaciones necesarias para realizar determinados actos, es decir, muchas acciones se llevan a cabo por amor o estima al ser humano, como por ejemplo la donación de sangre. No obstante, si la extracción de sangre se convierte también en un negocio se genera un gran cambio de valores, ya que la cultura de la solidaridad se minimiza para maximizar la del lucro. En este sentido, que la lógica empresarial se instale en este tipo de actividades implica que progresivamente la sociedad pierda los valores humanitarios, y en consecuencia, el ser humano se acabe convirtiendo en un animal mercantil o del beneficio.

Además, si la extracción de sangre se acepta como actividad económica es muy probable que se produzca una gran disminución de los actos filantrópicos en esta materia. La justificación es clara y sencilla de entender: muchas de las personas que actualmente ya donan sangre tendrán la voluntad de seguir haciéndolo, pero obteniendo recursos económicos a cambio. De este modo, la donación de sangre disminuirá, ya que en la nueva situación habrán dos opciones: la extracción de sangre por vía mercantil y por vía filantrópica. En cambio, en la actualidad este tipo de acción se establece dentro del monopolio de la solidaridad.

Por otro lado, la sangre es un bien inelástico, es decir, en principio aunque aumente su precio la demanda se mantendrá en el mismo nivel, ya que es un bien imprescindible, y por lo tanto, no sustituible por otro. Si éste queda regulado en gran parte por el sector privado, muchas personas tendrán grandes problemas para acceder a su compra. De hecho, muchas de ellas no tendrán suficiente capacidad económica. Es cierto que se pueden buscar diferentes fórmulas, como por ejemplo que la administración pública se haga cargo del coste total, o bien, que se aplique el copago garantizando que ningún individuo quede en situación de exclusión. No obstante, esto implicaría aumentar el nivel de gasto público, y teniendo en cuenta los altos niveles de deuda pública no parece que sea la opción más recomendable.

Finalmente, si la extracción de sangre acaba teniendo representatividad mercantil supondrá la creación de diferentes clases sociales en función del tipo de sangre que tenga cada persona. Es lógico que la sangre más demandada, y a la que muy probablemente se le otorgue una retribución económica mayor, sea la de 0-. De este modo, se estaría recompensando en función de la lotería natural, es decir, que la suerte o desgracia de haber nacido con un tipo de sangre sería clave para partir con unas mayores o menores ventajas económicas. En definitiva, luchar por la igualdad de oportunidades también significa no permitir que la lotería natural tenga una gran repercusión en la vida de las personas.

Artículos del autor

¿Se debe permitir la donación de sangre como negocio? En primer lugar, una de las grandes críticas emitidas hacia esta cuestión es que la donación de sangre como actividad altruista finalizará.
“La ignorancia de las leyes no excusa su cumplimiento.[...]” Así lo establece el artículo 6.1 del Código Civil. Esto se conoce en latín como Ignorantia iuris non excusat.
El objetivo de este artículo de opinión es analizar la institución jurídica del matrimonio regulada por el Código Civil. Como se podrá comprobar, el contenido de determinados artículos puede conllevar diversas críticas o consideraciones.
Un partido político es un instrumento, o lo que es lo mismo, es la plataforma necesaria para la búsqueda de unos fines políticos determinados.
¿Deberíamos condicionar nuestras acciones a raíz de la amenaza de atentados terroristas? Me muestro en contra de la cuestión planteada y pretendo justificarlo en base a tres razones.
¿Deberíamos condicionar nuestras acciones a raíz de la amenaza de atentados terroristas? Me muestro a favor de la cuestión planteada por tres motivos.
La Liga de Fútbol Profesional ha publicado un Reglamento para la Retransmisión Televisiva. No suele ser objeto de mi interés analizar este tipo de reglamentos, no obstante, hay un apartado susceptible de ser expuesto.
El propósito de este artículo es refutar determinadas líneas argumentales que utilitza Irith, la autora del siguiente artículo: “Estoy aquí, no quiero ligar contigo".
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris