Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Antoni Leiva
Batallas Reflexivas
Antoni Leiva
Hay que evitar el hecho de estar situados en la escena de la histeria colectiva
¿Deberíamos condicionar nuestras acciones a raíz de la amenaza de atentados terroristas? Me muestro en contra de la cuestión planteada y pretendo justificarlo en base a tres razones: en primer lugar, porque es imposible predecir o adelantarse al hecho; en segundo lugar, porque hay peligros más probables que no condicionan apenas nuestras acciones; y en tercer lugar, porque hay que evitar el hecho de estar situados en la escena de la histeria colectiva.

La primera conclusión fundamental es que se desconoce cuándo y dónde sucederá un atentado, y en consecuencia, no se puede adoptar una conducta preventiva destinada a la evitación. El azar es su característica por excelencia. En algún instante podía haber en el imaginario colectivo la sensación de que lo más probable es que ocurriera en grandes ciudades o zonas de mucho turismo. No obstante, hay ejemplos, como el de Normandía del 26 de julio del 2016, que demuestran que puede acontecer en cualquier lugar. Ni siquiera es válido el argumento que proclama que es más probable en determinadas zonas que en otras. Así pues, no deberíamos condicionar nuestras acciones por la amenaza de un posible atentado terrorista por el siguiente motivo: es imposible predecir o adelantarse al hecho.

Por otro lado, en el planeta Tierra hay una multitud de peligros que pueden provocar la finalización de nuestra vida -no pretendo lanzar un mensaje catastrofista-. Algunos ejemplos son: tener un accidente de coche, padecer un accidente de tren, ser atacado por un animal que pueda atentar contra nuestra vida, recibir el fuerte impacto de un objeto inesperado, etc. En resumen, cada día hay una gran variedad de riesgos. De hecho, muchos de ellos son más probables que sucedan en comparación a un atentado terrorista, y sin embargo, nuestra percepción de amenaza es mucho menor.

En cuanto al tercer argumento, es muy relevante tener en cuenta la temática de la histeria colectiva. Modular nuestros comportamientos por la amenaza de un atentado terrorista implica situarse en el terreno de la alarma colectiva. Esto no genera una vivencia tranquila y sana de la vida, más bien al contrario, se produce un temor y terror permanente. El miedo al delito debe intentar rebajarse para lograr el desarrollo vital con completa normalidad. Y es que, de lo contrario, los potenciales terroristas estarán logrando sus objetivos: el pánico colectivo y la renuncia a planes vitales por temor.

En el terreno de la histeria colectiva ocurren circunstancias como las del día 2 de agosto del 2016 en Platja d'Aro. En este municipio de la provincia de Gerona hubo una situación de caos increíble como consecuencia del pensamiento global de que se estaba produciendo un atentado. Realmente no fue cierto, pero la sensación de pánico, las avalanchas en determinadas zonas y las crisis de ansiedad que sufrieron algunas personas no pueden ser realidades que perduren en el tiempo.

Artículos del autor

¿Deberíamos condicionar nuestras acciones a raíz de la amenaza de atentados terroristas? Me muestro a favor de la cuestión planteada por tres motivos.
La Liga de Fútbol Profesional ha publicado un Reglamento para la Retransmisión Televisiva. No suele ser objeto de mi interés analizar este tipo de reglamentos, no obstante, hay un apartado susceptible de ser expuesto.
El propósito de este artículo es refutar determinadas líneas argumentales que utilitza Irith, la autora del siguiente artículo: “Estoy aquí, no quiero ligar contigo".
En los dos anteriores artículos de opinión que elaboré, titulados Legitimando las desigualdades (I) y Legitimando las desigualdades (II), emití una serie de reflexiones entorno a las desigualdades.
Rosenthal apela a la solidaridad para avanzar hacia una sociedad mejor en su conjunto, remitiendo a la vez que existe una desigualdad previa.
Hace unos meses tuve un debate con una amiga -en adelante Rosenthal- sobre las desigualdades. Fue una interacción dialéctica muy amplia, y sobre la cual me basaré para defender o legitimar las desigualdades.
Todo parece indicar que la reválida será evaluada a partir de preguntas “tipo test”. Así se establece en informaciones publicadas en abril del 2015, como por ejemplo en el artículo de El Mundo, titulado: Un test de 350 preguntas, así serán las nuevas reválidas

El año 1980, Leonardo empezó a cantar y grabar canciones, siendo una actividad de la cual disfrutaba mucho. No obstante, su meta no era simplemente divertirse, sino también triunfar, ya que la calidad era una característica de sus productos.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris