Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Antoni Leiva
Batallas Reflexivas
Antoni Leiva
El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Estos dichos se utilizan en ocasiones para justificar algún fenómeno o cuestión. Parece que al incorporar un refrán a nuestra explicación ya es suficiente para categorizar la premisa como sólida. Cabe destacar, que este será el primero de cuatro artículos que perseguirán la misma finalidad.


Según la Real Academia Española, un refrán es "dicho agudo y sentencioso de uso común." En este sentido, los refranes suelen contener consejos, pensamientos, opiniones e ideas. Éstos son un recurso para ilustrar situaciones o para complementar conversaciones, e incluso en muchas circunstancias son valorados como un elemento que enriquece la construcción del mensaje.


El primer refrán objeto a reflexión es: "Afortunado en el juego, desafortunado en amores." El significado que se quiere trasladar es que como a priori las personas no tienen fortuna en todas las temáticas de la vida, aquellos que tienen éxito en el juego no lo tienen en el ámbito afectivo. A pesar de todo, es evidente que se trata de un dicho que carece de total relación causal. Es decir, se está cometiendo la falacia de la regresión o del retroceso, ya que se intenta asumir una causa que no existe. Es cierto que puede suceder que haya personas afortunadas en el juego, y que a la vez tengan dificultades en las relaciones de carácter amoroso, pero eso simplemente son dos circunstancias que transcurren paralelamente y sin conexión.


El segundo proverbio a analizar es: "Antes de hacer nada, consúltalo con la almohada." En otras palabras, se intenta transmitir que no es recomendable tomar decisiones precipitadamente. Considero acertado el hecho de dedicar suficiente tiempo para reflexionar las elecciones, no obstante, se producen como mínimo dos problemas.


En primer lugar, al largo del día suceden circunstancias que nos llevan a tener que posicionarnos de forma inmediata, ya que se esperan o se necesitan respuestas rápidas como consecuencia de las diferentes circunstancias del contexto. Por ejemplo, imaginemos que a un equipo de fútbol le fichan a su mejor jugador por la mañana del mismo día del cierre del mercado de fichajes; teniendo en cuenta que el plazo termina en escasas horas, el club deberá tomar una determinación con respecto a fichar a un sustituto de garantías o no para esa posición, siendo una decisión con repercusiones deportivas y económicas muy relevantes para toda la temporada.


Y en segundo lugar, la capacidad de respuesta rápida, incluso considerando la amplitud de los factores existentes, también es una habilidad susceptible de ser entrenada. Al fin y al cabo, el tiempo es un valor básico para la vida humana y saber gestionarlo de forma óptima puede ser una potencialidad muy considerable.


Por otro lado, el tercer refrán que se pretende comentar es: "Dime con quien andas y te diré quien eres." Básicamente se sugiere que se pueden deducir los gustos y las aficiones de un sujeto determinado por los amigos que tiene o por su ambiente. Creo que hay una parte de esta premisa cierta, pero el carácter absoluto de la misma deriva a un profundo reduccionismo. En este sentido, se confunde influencia con determinación. Esto es, las personas son condicionadas por su red social, o más bien, por su contexto en general, no obstante, no son determinadas por éste ya que la capacidad de elección existe. Por ejemplo, un individuo puede tener muchos amigos que fumen y él mantenerse al margen, no obstante, si consideráramos totalmente cierto el dicho, concluiríamos erróneamente que el sujeto no tendría la posibilidad de decidir no fumar.

Artículos del autor

El argumento del modelo, del beneficio, de la ejemplificación, el comparativo, el de la autoridad, entre otros, son diferentes tipologías de argumentos.

El principio de deseabilidad social es la tendencia a comportarse de acuerdo a las expectativas socialmente aceptadas y no conforme a las tendencias individuales reales.

La donación de sangre no se debe permitir como negocio por cuatro motivos: en primer lugar, porque progresivamente la cultura del lucro va adquiriendo un protagonismo excesivo; en segundo lugar, porque la donación de sangre será una actividad que probablemente disminuirá; en tercer lugar, porque se pone en peligro el acceso a recibir sangre, teniendo en cuenta que ésta es un bien inelástico; y por último, porque se pueden producir clases sociales en función de los tipos de sangre.

¿Se debe permitir la donación de sangre como negocio? En primer lugar, una de las grandes críticas emitidas hacia esta cuestión es que la donación de sangre como actividad altruista finalizará.
“La ignorancia de las leyes no excusa su cumplimiento.[...]” Así lo establece el artículo 6.1 del Código Civil. Esto se conoce en latín como Ignorantia iuris non excusat.
El objetivo de este artículo de opinión es analizar la institución jurídica del matrimonio regulada por el Código Civil. Como se podrá comprobar, el contenido de determinados artículos puede conllevar diversas críticas o consideraciones.
Un partido político es un instrumento, o lo que es lo mismo, es la plataforma necesaria para la búsqueda de unos fines políticos determinados.
¿Deberíamos condicionar nuestras acciones a raíz de la amenaza de atentados terroristas? Me muestro en contra de la cuestión planteada y pretendo justificarlo en base a tres razones.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris