Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Ángel Pontones Moreno
Ángel Pontones Moreno
Momentos finales de una exposición relevante, importante. 60 artistas comprimidos en píldoras creativas de 20 x 20 cm
Miércoles sobre el que se desliza cuesta abajo la semana, en una de las esquinas del casco antiguo, bajo las luces de uno de los puntos creativos más sorprendentes de la ciudad, el estudio de Fuencisla Francés. Momentos finales de una exposición relevante, importante. 60 artistas comprimidos en píldoras creativas de 20 x 20 cm, recogidos todos en un diminuto habitáculo subterráneo que ochenta años atrás sirvió de punto de encuentro forzoso de personas como usted o yo, o cualquiera que tuviera apego por el día siguiente. Más de 160 obras que adornan las 4 paredes de uno de los refugios supervivientes de la Guerra Civil.

60 artistas que ahora (esta tarde de miércoles) hacen círculo en la nave principal del estudio, brindando homenaje a su anfitriona, a la vez que repasando brevemente sus respectivas virtudes y trayectorias, algunas de muy largo recorrido, muchas de ellas relevantes, otras a la expectativa de romper el cristal que las separa de la notoriedad; todas preñadas de buenos y peores momentos, de transiciones, metamorfosis dolorosas de experimentación, de reflexión y vuelta a empezar, de horas robadas al día que gotea como grifo mal cerrado, del continuo devenir en el que permanece inalterable un sentido creativo de la vida. Artistas del método, geómetras, fusionadores, 60 modos de entender el mundo, convidados en un espacio irrepetible. 60 nombres que no caben en este artículo, 60 intentos magistrales situados 18 escalones de profundidad.

No me importaría copiar 60 veces en cualquier pizarra que tuviera a mano, las ganas que tengo de volver a ver algo así. Bienvenido lo irrepetible cuando nos deja ganas de más.

Artículos del autor

Llegué con la noche cerrada al diminuto aeropuerto de Fascistán. La pequeña república monárquica había multiplicado su población en los últimos meses, y el gremio hotelero no daba abasto para cumplir con las exigencias del momento.
Dos miembros de la local sacan esposado a un niño que ha construido un castillo de arena infringiendo la ley de costas.
Este plan perfecto camina desde comienzos de los 80 a razón de una decena de exposiciones por año, y atiende al nombre de Galería del Palau.
Dos remos descomunales alejaban lentamente a toda una isla hacia latitudes más intransigentes.
Los cruces de los primeros días depararon encuentros tan simbólicos como Alemania-Polonia, Austria-Hungría, España-Turquía o Macedonia-Grecia.
Confiábamos en los electores, tan fieles a nuestras ideas como al oxígeno de la atmósfera, y esperábamos rascar algún voto transatlántico.
Planificaron dos o tres picos de tensión (debates) separados convenientemente para dejar paso al análisis pero sobre todo a la polémica.
El edificio se llama Russafart y convoca a cerca de 90 talleres y expositores y a 700 manos de 350 artistas propios y ajenos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris