Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Ana Ramón Rubio
Ana Ramón Rubio nació en Valencia hace 27 años y vive en Madrid desde hace 2. Estudió Comunicación Audiovisual junto con el máster en realización y diseño de formatos de televisión de RTVE.

Ha trabajado en Canal 9, Telecinco y Tve1-Tve2 y actualmente escribe y dirige la serie online "Sin Vida Propia" y colabora en el diario SigloXXI en la sección de cultura. Y eso que de pequeña su madre le decía que tantas horas delante de la caja tonta no le iban a servir de nada...

Twitter: @_anaRamon_
Blog/Web: anaRamon
Email: ani.realizacion@gmail.com
Ana Ramón Rubio
Últimos textos publicados
La experiencia transmedia de “El Cosmonauta”
La película es lo de menos
Han pasado ya casi seis meses del estreno de “El Cosmonauta”, uno de los proyectos completamente transmedia más importantes de la ficción española y su universo sigue creciendo poco a poco. Bajo el lema “mucho más que una película”, el filme de Riot Collective Cinema ofrece al espectador un mundo de posibilidades distribuido por distintas plataformas y formado por un largometraje, un cortometraje, 32 webisodios, un libro, un mockumentary (falso documental), un bronking of, un final alternativo y la posibilidad de sumergirte en el largo viaje de sus cuatro años preparando la película.


Ramon2
Katrine de Candole en 'El Cosmonauta'.
Más allá de las críticas a la obra destaca la forma en que Nicolás Alcalá y su equipo se adaptan a las tendencias actuales y la forma de relacionarse con la audiencia. La película es lo de menos, de hecho, es una pieza más de un puzzle colaborativo, de una auténtica experiencia transmedia sin precedentes en el marco del cine español que probablemente servirá de ejemplo para los responsables de la producción y distribución cinematográfica de un país que siempre llega tarde a los cambios.

Pero comencemos por el principio. “El Cosmonauta”, proyecto que necesitaba cerca de 800.000 euros para ser llevado a cabo, es financiado mediante crowdfunding (micromecenazgo colectivo) y consigue más de 400.000 a través de donaciones individuales desde 2 euros y el resto de inversiones a través de una subvención del ministerio de Cultura (100.000 euros), la capitalización de los sueldos del equipo y otras inversiones privadas. Así comenzaba la aventura de prepararse para rodar una película por un trío jóvenes de 26 y 27 años. Es necesario recalcar el concepto de “prepararse”, ya que entre las confesiones del director destaca la de que comenzaron a recaudar dinero a través de internet sin ni siquiera tener el guión de la película terminado.

Precisamente por haber financiado la mitad de la película a través de crowdfunding, la distribución de la misma se ha realizado totalmente gratuita a través de internet y bajo licencia Creative Commons. “¿Por qué perder cuatro años de tu vida en hacer una película para luego regalársela al público?”, podría estar preguntándose más de un distribuidor cinematográfico en este momento. Pero los creadores de “El Cosmonauta” lo tienen claro: decidieron aprovechar los nuevos cambios del paradigma de distribución actual, realizando un estreno simultáneo en salas de cine, internet, DVD, usb y televisión (Canal +). La exhibición en internet sería gratis y en HD. Después de todo, pocas cosas pueden doler más a un realizador que ver su obra pixelada, en baja calidad y grabada mediante “streaming” en un portal de descargas ilegales; así que, si no puedes vencer al enemigo, únete a él: los responsables del proyecto decidieron dejar que el espectador eligiera cómo quería ver la película. Por internet y gratis en alta calidad, en la televisión, en el cine, en un DVD... todo de forma simultánea y saltándose las tradicionales esperas de más de un año entre los distintos canales de distribución.

Ante todos estos cambios en el modelo de exhibición cinematográfica surge siempre una misma duda cuando ofreces un contenido gratis en internet: ¿Cómo puedes esperar que los usuarios decidan ir al cine (pagar) por algo que pueden ver gratis, cómodamente en casa y en alta definición? Pero para ello, también tenían la solución: plantear los estrenos como una experiencia, combinando la proyección de la película con los encuentros con el equipo, fiestas asociadas, eventos... Así, optan por ofrecer el valor añadido de una experiencia única. Atendiendo a las cifras actuales, en las que se consume mucha más cultura pero no se está dispuesto a pagar tanto por ella, Riot Cinema Collective prefiere sumarse al enemigo y ha ofrecido a los espectadores, como contrapartida, cosas que no se pueden copiar, de forma similar a lo que ocurre con el fenómeno fan de la industria musical en las giras de los artistas.


Ramon1
Fotograma de 'El Cosmonauta'.
Pese a ser un largometraje combinado con el resto de píldoras, “El Cosmonauta” puede entenderse por sí mismo sin necesidad de explorar las otras 37 piezas que estiran la historia. De esta forma, es el propio espectador el que decide cuánto y cómo quiere involucrarse en ella. De hecho, son los episodios web los que explican ciertas partes de la película que permanecen más oscuras, aclarando dudas al espectador, presentando algunas tramas secundarias y creando más interrogantes para ampliar todavía más ese universo cosmonáutico. Como pieza clave en todo este engranaje destaca el cortometraje “The Moon Files”, en el que podemos ver todo lo que le ocurre a Stas desde que pierde la comunicación con la Tierra hasta que regresa, explicando muchas de las cosas que no son desveladas en la película. Pero llegados a este punto, la historia es lo de menos. La magia de “El Cosmonauta” no es su historia sino su proyecto, lo que significa, lo que aporta a la narrativa de ficción en España en la que el usuario es parte integrante de todo este proyecto involucrándose sólo hasta donde él quiera, en la que el distribuidor tiene un papel secundario en la escena, en la que los límites de la narrativa los marca el propio espectador.

Entre las experiencias que ofrece “El Cosmonauta” existe la posibilidad de organizar una proyección de la película en cualquier lugar del mundo. Desde Kyev hasta Fuengirola y pasando por lugares como Toulousse o Montreal, los usuarios han organizado proyecciones de la obra, solicitándolo a través de internet con una mecánica que resulta insultantemente sencilla: si el acceso a la proyección que organizas es gratuito, bienvenido seas. Si vas a cobrar entrada, el 50% de la taquilla será para la productora.

“El Cosmonauta” también ofrece a los fans la posibilidad de crear un nuevo montaje de su trailer y ya hay mas de 100 vídeos realizados por los internautas en los que dan una vuelta de tuerca al teaser inicial de la película. “¿Por qué permitir que miles de usuarios tengan acceso a tu material original para modificarlo a su antojo?”, podría estar preguntándose, de nuevo, más de un realizador audiovisual en este momento. La base del proyecto de Nicolás Alcalá es aprovechar las formas de consumo de cultura actuales, sabiendo que esto genera infinitas nuevas posibilidades, ya no sólo de negocio, sino de distribución y promoción en términos masivos.


Ramon3
En pleno rodaje.
Pongamos un ejemplo. El trailer de mi película lo he hecho única y exclusivamente para que sea visto. No voy a cobrar por ver ese trailer, lo que quiero es que el mayor número posible de usuarios tenga acceso a él y le genere un cierto interés por ver mi obra. Si un usuario anónimo hace una nueva edición de mi trailer, probablemente sea para compartirlo en sus perfiles de Facebook, Twitter, Google+, Vimeo o cualquier otra red social, con lo cual, muchos de sus amigos y conocidos estarán viendo ese trailer que él ha editado, es decir, estarán viendo el anuncio de mi película. Si a este ejemplo le sumamos las más de 100 versiones que han hecho los usuarios de internet, las cifras se disparan. De nuevo, están beneficiándose de un usuario que interactúa y que se siente parte del proceso de creación, promoción y difusión de la obra.

Entre los contenidos transmedia de “El Cosmonauta” también se nos presenta “The Hummingbird”, un falso documental sobre un grupo de realizadores que visita el rodaje de la película y que descubren una leyenda negra, siguiendo pistas que les acercarán -y les alejarán a la vez- de la verdad, recorriendo lugares donde se produjeron supuestos hechos desconocidos del programa espacial soviético. Añaden a toda esta experiencia el álbum de recuerdos de “El viaje del cosmonauta”, a modo de diario, notas y pensamientos de los tres protagonistas durante los tres años en que transcurre su historia, mezclados con sucesos históricos y pensamientos de los tres creadores del proyecto en forma de libro que se puede disfrutar tanto impreso como digital.

Y por último, destaca su particular “making of” (cómo se rodó), cuyo nombre ya es un presagio de las calamidades de este equipo rodando la película: “Bronking of”, al más puro estilo “Lost in La Mancha” de Terry Gilliam. En palabras de los creadores, “es el testimonio de una de las cosas más difíciles que hemos hecho en nuestra vida: rodar El Cosmonauta”.

Sorprende la cantidad de horas de contenidos extra para las distintas plataformas que se han creado alrededor de “El Cosmonauta” y es todo este universo el que les ha llevado a ser ganadores de premios como los INVI (Premios a la Innovación Audiovisual en Internet por RTVE), Campus Party, La Red Innova 2010 o LATC. Y es que Nicolás Alcalá, Bruno Teixidor y Carola Rodríguez han sabido entender hacia dónde se dirige el modelo de ficción audiovisual y anticiparse a los cambios que, antes o después, sufrirá el modelo cinematográfico en España, independientemente de las críticas que su largometraje haya recibido como obra de arte.
lunes, 21 de octubre de 2013.
 
“El paso del verano sin ningún entretenimiento lleva mucho a arriesgar”
Entrevista a Álvaro Martín, realizador del primer largometraje sobre zombis placentinos
Álvaro Martín, joven realizador extremeño que está rodando su primera película en Plasencia, se encuentra en medio del rodaje de una historia que mezcla zombis placentinos con un tesoro escondido de Alfonso VIII. ¿Qué mejor momento para conversar con Álvaro sobre su ópera prima?.

La película trata sobre una invasión zombi en el Martes Mayor de Plasencia, una idea original de tu hermano Alejandro. ¿Qué tienen estos zombis que no tengan el resto?
Tienen en particular que son placentinos y que no son zombis, son infectados. La idea le surgió a mi hermano, una tarde de hiperesencia me dijo: “¿Oye, por qué no hacemos una peli de zombies?” y yo le dije “no, porque es que los zombies están explotadísimos”. De hecho venía de ver “The Walking Dead”. ¿Y por que no hacemos una de zombies que sean de Plasencia, que se vea el pueblo, la gente, también gente famosa placentina y así de paso promocionamos el turismo?” me dijo. Eso ya me llamó más la atención.

¿Gente famosa placentina como quién?

Rodaje
Alvaro Martín en el rodaje de la película.
Ya hemos grabado con el alcalde de Plasencia, los presentadores de televisión y radio local y actores más nacionales que son de Plasencia como Kirby Navarro (La maja de Goya: el musical, La Bella y la Bestia: el musical), Chema Trujillo (Dí que sí, El Auténtico Rodrigo Leal) y dos con los que todavía no hemos grabado: Paco Arrojo (ex concursante de La Voz) y Raquel Sánchez Silva (presentadora de los realities Supervivientes, Pekin Express).

¿Por qué te decidiste a arriesgar en un género en el que es tan complicado trabajar a coste cero?
Porque no teníamos nada mejor que hacer. (Se ríe) El paso del verano sin ningún entretenimiento lleva mucho a arriesgar.

¿Y no se os ocurrió hacer la típica película de una casa, cuatro personajes...al estilo de “Un Dios Salvaje” de Polanski?
Ya que nos poníamos, queríamos hacer algo grande. Yo soy un “flipado-Power Ranger-Spielberg” y quería hacer algo mío, no podía quedarme en una habitación; que luego mucho de lo que hemos grabado son interiores, pero interiores moviditos, no están sentados en un sillón hablando. Y en cuanto empezamos a hacer el argumento, no queríamos hacer una de zombies contra supervivientes, quería meterle más historia, algo distinto.

¿En qué consiste, dentro de lo que nos puedas contar, esa historia distinta?
Se encuadra en una de las fiestas más importantes de Plasencia que es el Martes Mayor. El primer martes de agosto es el mercadillo de artesanía por excelencia de Extremadura, viene la gente de los pueblos, turistas y se monta una bien gorda. En ese Martes Mayor los protagonistas están viendo el mercadillo y empiezan a llegar zombies. Tampoco entienden nada, creen que son los pasacalles, pero cuando empiezan a matar gente dicen “Ah, pues no, son zombies de verdad” y es cuando empieza todo el lío. La ciudad entera ha sido cercada y han puesto a todos en cuarentena, pero hay quienes les sacarán de ahí a cambio de que encuentren un tesoro escondido en el siglo XII por el rey Alfonso VIII.

¿Hay algo de rigor histórico en la idea?
Queremos mezclar el tesoro con flashbacks (escenas retrospectivas) que te expliquen la historia de Alfonso VIII y sus leyendas; el tesoro es ficticio, rigor histórico el justo, es veracidad pero con ciencia ficción. Nos hemos documentado en el archivo de Plasencia, estábamos todo el día ahí y ya nos conocían “somos los de la película”, y nos decían “venga venga, a investigar”. Es como el Código Da Vinci, en base a algo que existe se inventan cosas que podrían dar el pego.

¿Y cómo habéis conseguido que un largometraje que necesita tanta caracterización, maquillaje, prótesis... se pueda llevar a cabo sin ningún tipo de financiación?
Con voluntarios. Se pusieron en contacto con nosotros varias maquilladoras especialistas en cine y caracterización y como el proyecto era placentino, decidieron colaborar. Hemos tenido que comprar muy poquito porque ellas tenían cosas suyas. Y también, al ser infectados, se necesitan pocas prótesis, poquita herida, hay que ver cómo vas ahorrando.

¿Pero sí que habéis tenido que poner dinero de vuestros propios bolsillos?

imagenesdelcasting
Imágenes del casting.
De nuestro bolsillo sí porque de momento no tenemos ningún patrocinador, nadie quiere “soltar la guita”, la gente que nos ha patrocinado ha sido a través de trueques de product placement. Por ejemplo, necesitamos un coche de autoescuela pues tú nos lo dejas y a cambio sacamos el nombre de tu autoescuela. De momento así hemos estado haciendo las cosas. Los medios técnicos nos los han prestado una productora de Madrid con la que había trabajado otras veces, poquito tiempo porque ellos también los necesitan y ahora veremos cómo haremos para coordinar material y actores.

O sea que el rodaje no lo habéis terminado todavía.
No. Llevamos casi un tercio de la película, 25 páginas de las 90 que tiene el guión.

¿Y cómo movilizásteis a toda la gente para el proyecto?
Llamando por teléfono, a través de Facebook... Al dar bombo a la feria y hacer los castings para conseguir a los extras, la gente se ha ido enterando. Hemos salido en el periódico y la gente nos ofrece ayuda, está más atenta... También gente que ha estado trabajando en la televisión local conmigo, las maquilladoras, etc.. Muchos son gente que ya conocíamos y les pedimos expresamente que colaboraran.

¿Cuál es la razón de que no os lanzáseis, por ejemplo, a iniciar un crowdfunding (microfinanciacion colectiva) como alternativa a tener que producir la película sin fondos, ahora que está tan de moda?
Al principio el proyecto era hacer un crowdfunding placentino, pero al final por prisa, ya que nuestra intención era rodar en julio y agosto para que los actores pudieran grabar, no me dio tiempo a mirarlo y mucho menos a ponerlo en páginas como “verkami”. Tampoco confiaba en que me diesen el presupuesto que yo necesitaba. Igual me decido y lo pongo ahora, nunca es tarde. Puedo falsear y decir que todavía no hemos empezado a grabar. (Se ríe) Pero me preocupé más de empezar a grabar y tener las cosas a punto que del dinero.

¿Cuáles son los momentos en los que más habéis echado de menos decir “vale, aquí me habrían venido bien 6.000 euros?

alvaromartin1
Alvaro Martín.
Sobre todo en las escenas en las que hay mucha gente, porque están ahí grabando 100 extras y cuando se acaba el rodaje, se quedan los pobres mirando, con todo el calor y las horas y digo “pues ahora un bocadillo y una Coca-cola para todos nos vendría muy bien”. Si consigo financiación sera básicamente para montar un catering para los extras y el equipo.

Luego, también quiero gastar presupuesto en comprar temazos para la película, música de las Spice Girls o Abba en un alarde de intentar mezclar cosas modernas con cosas antiguas, ochenteras y noventeras, quiero que haya temazos. (Piensa unos segundos...) Seguro que al final voy a tener que usar música libre o que me compongan algo parecido los “Spice Boys”.

Pude leer en la página de Facebook de vuestra productora el siguiente mensaje: “Se busca brazo”. Imagino que lo encontrasteis pero...
Pues no, todavía no lo hemos encontrado. Ninguna tienda de moda de Plasencia tiene brazos, parece ser que todos los maniquíes son sin brazos.

¿O sea que podríamos decir que lo que más os ha costado conseguir es el brazo o todavía hay cosas que estáis buscando?
Estamos ahora como locos buscando una maqueta de un helicóptero, estábamos buscando un tanque y por fin los de la asociación de Warhammer parece que nos lo van a dejar. Nos ha costado encontrar localizaciones, estamos intentando grabar en una iglesia, los colegios también ponen pegas...

¿Y cuál es el objetivo final que os habéis marcado en la distribución del largometraje, queréis estrenar la película en festivales, en el cine, a través de internet...?
Nuestro objetivo primero, aparte de acabar, es exhibirlo aquí en Plasencia en el Teatro y que luego gran parte de lo recaudado sea para Cruz Roja, donde la gente va mucho a pedir, han entrado a robar comida y la gente necesita comer. Luego, llevarlo a festivales, ferias... pero ya veremos.

Y por último, ¿Tenéis alguna fecha prevista para tener la película terminada?
Mi intención era exhibirla en Navidad pero no va a estar terminada en diciembre, así que a ver si nos da tiempo a estrenarla para el Martes Mayor del año que viene, (primer martes de agosto), como guiño.

¡Muchas gracias Álvaro!.
viernes, 20 de septiembre de 2013.
 
“Fausto es capaz de ser protagonista aún estando muerto”
Entrevista a Julio Garma y Álex Otero, creadores de Freaklances
En diciembre de 2009, Julio Garma y Álex Otero lanzaban a la red una breve animación de un freak que trabajaba como freelance en el mundo del diseño gráfico. Faustino (Fausto, no vaya a ser que se me enfade) se convertía así en el protagonista que unía a distintos personajes del mundo de la publicidad, el diseño y la comunicación, en una webserie que ha cautivado a más de un millón de internautas.

Un déspota CEO (Roi Stakeholder), una realizadora audiovisual buenorra (Karla, con K), un animador buena gente y bastante freak (3D), un fotógrafo egocéntrico y algo fibrado (Javi) una desarrolladora web con mucha mala leche (Rosa) y un imprevisible diseñador argentino (Maxi) se conectan a través de un Fausto tan pringado como entrañable. Si os suena de algo, es que vosotros también sois freaklances.


25sep12freak2
“Aunque me cueste admitirlo”, nos comenta Alex Otero, ilustrador, diseñador y animador de la serie, “muchas de las situaciones que les pasan las hemos tenido que vivir en nuestras carnes, y precisamente es esa parte de realidad que tiene la serie la que conecta con los espectadores.” Y conectar, conecta. 4.000 seguidores en Twitter, 13.000 fans en Facebook y más de un millón de reproducciones en su canal de Youtube mantienen viva una serie que refleja, sin tapujos, las idas y venidas de ser un freelance más en el mundo de la comunicación. Pero lejos de ser unos freelances más, los Freaklances son dibujos animados y hacen cosas como viajar en el tiempo o comprar Google. De esa mezcla de animación con flash y realidad machacante deriva su éxito. Julio Garma, director y creador de la serie, confiesa que “Fausto tiene mucho de Álex y yo cada vez me parezco más a Roi, aunque de vez en cuando me dé el gustazo de ser como Fausto o 3D, un creativo sin complejos y con ganas de vivir la vida.”

Freaklances ha sobrevivido dos temporadas y aunque se trate de un equipo de profesionales que trabajan en sus ratos libres escribiendo, creando, diseñando y doblando, todo lo han hecho por amor al arte. “Lo que buscaba era divertirme y contar mis experiencias, sin cortapisas”, afirma Julio. Para Alex, lo que más le importaba de este proyecto era contar historias.

Alex y Julio tenían una relación parecida a la de Fausto y Roi: un diseñador freelance que trabaja para el director de una agencia. Pero esa relación terminó dando vida a un proyecto personal del que los dos serían responsables. “Estábamos acostumbrados a desarrollar las ideas de otros y queríamos desarrollar nuestro propio proyecto sin que nadie nos marcara el camino”, comenta Julio. A pesar de ello, desde el principio consiguieron el apoyo de pequeños patrocinadores que mantenían económicamente la serie.

Y el proceso de trabajo, aunque duro, siempre les ha sido gratificante. Según nos cuenta Alex, “cuando Julio tiene una idea loca en la cabeza, nos reunimos en un bar (a ser posible, que tengan cerveza negra) y entre los dos definimos más la idea, añadimos detalles y algún gag”. A partir de ahí, Julio desarrolla el guión y Alex va ilustrando los nuevos personajes y escenarios. “Ya con el guión escrito”, explica Julio, “nos volvemos a juntar con otra Guinness enfrente, discutimos... y Alex siempre gana”. Una vez están grabados las voces, Alex se encierra en casa a animar el guión y sincronizar el sonido. Todo este proceso suele llevarles un mes y medio.


25sep12freak
Después de casi 3 años trabajando así, los creadores se plantaron y dieron un ultimátum a la audiencia: si queréis salvar a Fausto de la muerte, tendréis que poner algo de vuestro bolsillo. La arriesgada decisión dio sus frutos y gracias a las aportaciones de sus seguidores mediante crowdfunding, han conseguido recaudar ya los 5.000 euros necesarios para el primer episodio de la nueva temporada. La audiencia ha decidido que Fausto no muera. Pero todavía faltan otros 40.000€...

Para ello, sacaron toda una red de merchandising y contraprestaciones como recibir caricaturas personalizadas o incluso la posibilidad de tener un personaje en la serie a cambio de las aportaciones. Julio nos explica que las vías de financiación para la próxima temporada se van a basar en la venta de participaciones y en la búsqueda de patrocinadores y publicidad. “Nuestra experiencia con el crowdfunding fue agotadora”, admite. “Demanda un gran esfuerzo de comunicación y braseo a los fans para conseguir tu objetivo y la verdad es que no tenemos el tiempo necesario para derrochar tanto esfuerzo en estas soluciones de microfinanciación”.

Los nuevos episodios se estrenarán en otoño de 2012. Alex nos cuenta que “intuye que las pasarán canutas” y Julio nos lo confirma: “no viajarán en el tiempo, pero vivirán emocionantes aventuras por varios países”. Como primicia, nos cuenta que habrá un nuevo freak en el grupo, el 8º freaklance.

Como no podía ser de otro modo, la pregunta sobre la muerte de Fausto tenía que llegar. Y sí, Julio nos confirma que Fausto volverá, pero no puede desvelarnos cómo. “No os preocupéis, que le tendremos de vuelta con nosotros liderando al grupo, aunque no sea consciente de ello.” Al fin y al cabo, “Fausto es como nuestro Cid Campeador, que gana batallas después de muerto.” Y es que “Fausto es capaz de ser protagonista aún estando muerto.”
martes, 25 de septiembre de 2012.
 
 
“La Voz” barre a las “Historias Robadas"
El talent show se estrena con un 30% de share
jueves, 20 de septiembre de 2012.
 
Dame series de época y dime tonto
lunes, 17 de septiembre de 2012.
 
Archivo
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris