Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Ana de Calle
Ana de Calle
Voy a hablaros de algunos "mitos sexuales" frecuentes y significativos
El hombre siempre está dispuesto para una relación sexual. Y tanto el hombre como l a mujer eligen tener o no una relación sexual, pero con quien mantenerla, dónde... cómo. Los hombres pueden y deben decir no, si no les apetece mantener una relación sexual. No están obligados siempre a cumplir. Es un rol que les esclaviza y que con frecuencia les hace padecer disfunciones sexuales masculinas.

Y el hombre debe tomar la iniciativa siempre en las relaciones sexuales. Lo que le hace responsable de la frecuencia en las relaciones dentro de la pareja, y le le priva de la satisfacción de sentirse deseado y buscado para iniciar una nueva relación sexual. Sin embargo tanta libertad tienen hombres como mujeres para iniciar una relación sexual.

Si la mujer toma la iniciativa sexualmente es una mujer "mala" Este es un mito que lleva a la clasificación de mujeres "buenas" y mujeres "malas" Unas son puras, virgenes, abnegadas y sexualmente inhibidas, es decir "dignas de casarse con ellas", por eso no deben mostrar su deseo sexual. Al contrario las otras son más espontáneas, alegres y sanas, por eso manifiestan su deseo y toman la iniciativa, se las considera "malas" Detras de este pensamiento se esconde el temor del hombre a que la mujer tome la iniciativa porque le parece una exigencia a su virilidad.

La relación sexual es sinónimo de coito. Esto está a la orden del día y yo diría que más del 90% lo piensan. Entienden la relación sexual como un contacto pene-vagina exclusivamente y olvidan toda la piel, todo el cuerpo de una persona que es capaz de recibir y dar, de compartir el placer y además es renunciar a la parte afectiva, de deseo y de placer del encuentro.

Que la sexualidad es algo natural, no se debe hablar de ella. Para poder tener una relación satisfactoria es necesario comunicarse y hablar libremente de ella. Necesitamos expresar nuestros sentimientos para sentir que nos estamos entregando totalmente como persona, y poder enriquecernos en el conocimiento del amor y la sexualidad y todo lo que ella y entendemos por sexualidad.

La relación sexual debe acabar en penetración. Lo que significa obligarnos a llegar a una meta a la que no todos desean. Con frecuencia las parejas se tocan menos de lo que verdaderamente desean, porque tienenla sensación de llegar a un punto determinado. A menudo la mayoría de las parejas sólo desean besarse, abrazarse y acariciar algunas partes de su cuerpo, aunque la obligación es terminar en coito lo que les impide manifestar la pasión y el cariño. Esto es una forma más de quitarnos libertad.

Sabemos que cualquier hombre debe saber cómo satisfacer a una mujer en el sexo. Sexualmente lo que nos gusta y no nos gusta es algo individual y la única manera de conocer a la pareja, de hacerque sepa el otro lo que me gusta es a través de la comunicación espóntanea y abierta.

Satisfacerse sexualmente es lo que deben saber dos personas que se aman. Cuando es amor sin obligación se da una comunicación sincera y a través de esta comprendemos con más facilidad lo que el otro desea e intentar satisfacernos mutuamente, desde el punto de vista corporal y afectivo.

La masturbación no es sana es sucia. No es perjudicial y adecuada desde el punto de vista psicosexual. Además es necesaria y sana. No lo estamos viendo unido a la culpa ni al pecado ni a enfermedades que crean rechazo hacia uno mismo, hacia nuestro propio placer ni a partes tan importantes del cuerpo como son los genitales. Y aquellas personas que no se han masturbado nunca tendrán más dificultades para tener relaciones satisfactorias con su pareja.

Sin embargo las estadísticas demuestran lo contrario, y es que hay dos edades en las que predomina la masturbación, una es la adolescencia y la otra es en la vejez.

La sexualidad permanece durante toda la vida y los ancianos disfrutan de la sexualidad. Y mantienen el deseo, la excitación y la capacidad para llegar al orgasmo. Hay algunas variaciones fisiológicas como en el caso de los hombres con eyacculación precoz que con más años más tardan en eyacular y por tanto pueden prolongar el placer y la mayoría de ellos desean y disfrutan de las relaciones haya o no penetración.

Para iniciar una relación sexual con mi pareja necesito sentir mucho deseo. Muchas parejas descubren si no hay conflictos en la relación que desde un punto neutro de deseo, sino hay rechazo hacia el compañero y tampoco pasión, cuando empiezan a acariciarse, sienten el placer, y el deseo también aparece y se inicia el fuego de la pasión. Entonces se entrega más ternura y a la vez se prolonga el placer en vez de agotarlo con rapidez en el orgasmo.

Es como si el orgasmo estuviera dormido, una manera adecuada es acariciando al compañero o permitir que él te acaricie.

Artículos del autor

¿Por qué no conseguimos resolver la violencia de género? ¿Cómo hay que enfocar la resolución de este tema? Se aplican medidas culturales, políticas y sociales. También en el ámbito poítico se desarrollan nuevas leyes para frenar las agresiones contra la mujer.
Se ha levantado una gran polvareda con esto de la eyaculación femenina. ¿Eyacula o no? ¿Qué... pasa? ¿Quién lo sabe? Y es que hasta las propias mujeres dudan cuando eyaculan ¿Será eso o es que me orino?
Lo sepamos o no muchas personas expresan su sexualidad fuera de las fronteras convencionales.
Habéis pensado que el amor sereno de la pareja madura ya no es el mismo sentimiento, es diferente del que se siente por un amigo.
Mucho se habla de la violencia física contra la mujer, pero y ¿el enorme daño que muchísimos hombres ejercen sobre ella cuando la violencia es psicológica?. Eso no se tiene en cuenta, total, dicen: "eso no se nota".
Muchos jóvenes y no tan jóvenes pierden la erección cuando se colocan el preservativo. Para solucionarlo, la mejor opción son los juegos.
Cuando sienten miedo al fracaso sexual es que han observado que tienen problemas para tener una erección o para mantenerla, o no controlan la eyaculación, que se produce con rapidez.
Últimamente las consultas por disfunción eréctil han aumentado un 20%. De cada 10 hombres cuatro han puesto excusas como el cansancio y el agotamiento para evitar tener encuentros sexuales. Los mismos motivos que dan para justificar los problemas de erección.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris