Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Alfonso Sotelo
Desde la S
Alfonso Sotelo nació en Villalba del Alcor, provincia de Huelva, y es Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Ha dirigido los programas deportivos de Radio Villalba y de Radio Doñana (Cadena Dial) de Pilas (Sevilla). Entró a formar parte de la redacción de ABC de Sevilla en 2002 y, salvo tres meses de prácticas remuneradas en la delegación andaluza de la agencia Europa Press, continúa en el citado periódico. Ha sido colaborador de otras publicaciones, como La Voz de Alcalá o La Gaceta del Condado, y ya formó parte de las firmas de opinión de este diario hace un año. Además, es doctorado del Departamento de Periodismo II de la Universidad de Sevilla, bajo la tutela del Doctor Juan Luis Manfredi Mayoral.
Alfonso Sotelo
Últimos textos publicados
Bochornoso post-derbi
Alfonso Sotelo
Ni pretendo erigirme en abogado del diablo ni muchísimo menos. Ni en defensor de causas perdidas como si de un Otegi cualquiera me tratase. Las cosas son más simples. Y porque me sentí abochornado, vilipendiado, humillado y malhumorado necesitaba la válvula de escape que son estas humildes líneas para saldar mi cuenta con mi conciencia. Porque señores directivos de Sevilla y Betis, se han cargado el buen nombre del derbi, de sus equipos y de sus santas aficiones.

Porque unos incidentes como los del pasado sábado en el Ruiz de Lopera no merecen otro calificativo que el de impresentables. Porque dañan a nuestros clubes, a nuestro fútbol, a nuestras aficiones y, lo que es más importante, a nuestra Tierra. Porque la imagen que queda de nuestra Andalucía, tan dañada y subastada por unos y por otros desde hace tiempo (y más ahora con el insulso Estatuto que tenemos que aprobar o que rechazar), es esa, la de varios aficionados de corbata que la cortaron, la tiraron, se envolvieron en sus respectivas bufandas y quisieron arreglar a base de insultos y de golpes (altos y bajos) el resultado del partido, que no merece más comentario que el de cero-cero típico de derbi.

Y ni pienso defender al Sevilla ni al Betis. Ni culparlos eximiendo de responsabilidad al otro. Que si no quisieron recoger el obsequio, que si no me sientan donde merezco, que si todo comienza con Blas Ballesteros, que si los tornos fallan, que si yo recuerdo a tu tío y tú a mi madre… Eso es el eterno debate sobre qué fue antes, si el huevo o la gallina. Y la respuesta es clara: Sevilla y Betis no se merecen unos directivos como los que tienen.

Porque las aficiones estuvieron de diez. Sí, que vale, que con sus defectos como siempre. Que si insultos, que si burlas, bengalas, banderas y pancartas, pero todo eso forma parte de los derbis sevillanos y de ahí nunca pasan. Cada vez que las aficiones se ven envueltas en este tipo de encuentros pasa lo mismo, pero nunca se deja una imagen tan paupérrima y dañada como las que han provocado sus directivos.

Y me da igual que me lluevan los comentarios, como los que uno ya ha recibido, diciendo que tuvo la culpa Del Nido, o León, o Castro, o Arredondo, o Lopera. Al final la culpa será de Aznar, al que se le culpa de todo en este país desde el 96. Pero eso es lo de menos. Mi madre siempre me decía que la culpa no existe, que es la manera de consolar nuestra conciencia, y eso es lo que los infames dirigentes del fútbol sevillano están buscando.

Ya dije, y no es mi estilo el del colgarme medallas a lo Bono, que no me gustaba para nada el sorteo de Copa. Conozco esta ciudad, aunque mis canas aún no hayan mostrado su peor cara en mi cabeza, y sé que todo lo que sea provocar e incitar comportamientos violentos es recogido de buen grado por los que no tienen ni medio dedo de frente. Dice el refrán que cuando el tonto coge la linde, ni la linde suelta al tonto ni el tonto suelta a la linde. Y mucho me temo que en esta ridícula y bochornosa polémica post-derbi va a pasar tres cuartos de lo mismo. Y con otro Betis-Sevilla en menos de dos semanas. Que Dios nos coja confesados.

domingo, 18 de febrero de 2007.
 
La locura madridista
Alfonso Sotelo
Muy a pesar de toda la prensa capitalina, sigue el cachondeo. El Real Madrid sigue inmerso en una profunda crisis a la que no se le ve salida alguna. Nadie acierta a dar con el culpable y, mucho menos, con una posible solución del conflicto, que tiene al parecer más importancia que Palestina, que ETA y que De Juana Chaos. Y cierta parte de culpa de eso la tiene la prensa, para qué quitarnos el “mérito”.

Lo del Madrid se veía venir, viene de largo. Desde que Vicente del Bosque tuvo que hacer las maletas para marcharse de Chamartín, bajo orden y mandato del galáctico monarca Florentino, nada funciona en la casa blanca. Ni fichajes, ni entrenadores, ni juego, ni resultados ni, por si fuese poco, crisis en los grandes rivales. Del Bosque, el mejor entrenador en cuanto a resultados que ha tenido el Madrid desde la Quinta del Buitre, dejó un vacío en su modo de entender el fútbol, el Madrid y a los futbolistas que ningún entrenador ha sido capaz de rellenar. Supo conjugar la juventud de Casillas con la veteranía de Hierro, los pelos de Guti con la calva de Zidane y las ansias de Raúl con la apatía de Ronaldo. Un cóctel perfecto que dio, como no podía ser de otro modo, sus resultados sobre el césped.

Pero su marcha provocó, indirectamente y con algún paréntesis temporal, la desintegración de la famosa Galaxia y la huida cobarde de Florentino Pérez. El monarca galáctico es como la madre naturaleza. Cuando va ganando, todo es perfecto. Cuando se siente perdedora, amenaza con irse o con un cambio climático. Y parece ser que cuando se marchaba, antes justo de pasar la puerta y apagar la luz, quiso abrir la Caja de Pandora. Y de ella salió primero Fernando Martín (mejor no decir nada de este hombre, que sabía decir lo que quería decir cuando era necesario decir lo que quería decir, o algo así quiso decir) y Ramón Calderón después.

Éste apoyó a Mijatovic para traer a Capello. Brillante papel el del italiano, sí señor. Tras ganar de forma ilegal el Scudetto y provocar el descenso a la Serie B de la Juventus, decide marcharse. Bonito y elegante detalle. Luego aparece en Madrid, como Salvador y como devorador de jamones. Se trae a Cannavaro y Emerson, el brasileño menos brasileño de la Historia de la Liga, y otorga toda responsabilidad a dos chavales por formar como son Higuaín y Gago. Y, para colmo y en una dinámica de fútbol de Tercera división y de colegio, prescinde de Beckham y de Ronaldo por amor al arte.

Y así le va. Siempre he sido defensor de Ronaldo, pero nunca de Beckham. Desde que estaba en el Manchester veía a un jugador superfluo, más pendiente de sus pelos que del balón, aunque con un toque estilista y precioso. Pero al César lo que es del César. El británico no tenía la culpa de la situación del Madrid. Su único delito fue negociar y comprometerse con otro club para la siguiente temporada. Por eso fue castigado bajo mandato de Capello y complicidad de Calderón a ver a su equipo desde la grada.

El enésimo error del italiano, dentro de una casa que hace aguas por dentro, le ha costado un mes de retraso en la lucha por el título con sus rivales. Prefirió confiar en Gago y en Higuaín que en Beckham. Los resultados se verán a final de año, pero hasta entonces Capello parece que vuelve a confiar en el inglés para una convocatoria, pero en un segundo plano, tras la pareja de jóvenes argentinos. Una pareja que estará cedida en un Valladolid o en un Mallorca la temporada que viene, cuando el Madrid se arrepienta de haber tirado tres competiciones un año más, Beckham juegue tranquilo en USA y Capello siga siendo entrenador porque nadie tiene narices para pagarle tres mil millones para que deje de serlo. Y sino, tiempo al tiempo.

lunes, 12 de febrero de 2007.
 
Estoy contigo Briatore
Alfonso Sotelo
Por fin estoy de acuerdo con un comentario de Flavio Briatore. Pues sí, es como él dice, Fernando Alonso no es tan bueno como se piensa. Llevo diciéndolo varios años en espacios como este y otros. Desde que empezó se le veían maneras, se atisbaba que iba a ser uno de los grandes, pero no es Michael Schumacher como piensan algunos.

Servidor, no obstante, agradece todo lo que el rico de Alonso está haciendo por la Fórmula Uno en este país. Antes había que levantarse a las mil para ver repetida en Canal Sur la carrera cuando uno ya sabía cómo había quedado tres o diez horas antes. Era lamentable. Y eso cuando no tenías que sintonizar una emisora japonesa para ver, que no oir ni escuchar, la prueba. Casi ni sabía cómo se escuchaban algunos nombres de equipos o de pilotos, pero uno era capaz de decir buenos días y algunas marcas publicitarias en un japonés tan perfecto como el de Shin Chan o el de Son Goku.

Eso está claro que siempre se lo voy a reconocer. A Alonso y a Telecinco. Bueno, y a Renault, que pagó los derechos los dos primeros años de emisión en la cadena de propiedad italiana para que Alonso tuviese algo de cancha y fuese seguido. Pero hasta ahí. Cierto es que ha ganado dos campeonatos del Mundo. Y de forma consecutiva, cosa que sólo han hecho los más grandes. E incluso ni Senna ni Prost ni Fangio fueron capaces de revalidar el título, pero se ha aprovechado de varias circunstancias, no ha sido sólo fruto de su buen trabajo.
Se ha enfrentado con un débil McLaren pilotado por un desafortunado a la par que brillante Kimi Raikkonen. Ha convivido con el peor Schumacher de la Historia y con un año negro para Ferrari. Ha tenido más suerte que nadie y el mejor coche del Campeonato. ¿Pilotaje? Claro, pero apoyado por la diosa fortuna, que se ha portado con él como no se ha portado con nadie en mucho tiempo.

Ahora firma por McLaren. Uno siempre ha sido seguidor de esa escudería y creo que este año cambiaré mis hábitos por los de Ferrari, porque, sinceramente (aunque creo que no hace falta reconocerlo a estas alturas), no trago a Alonso. Es un buen piloto, sí, pero no uno de los grandes o el más grande, como pretenden hacernos creer Telecinco, el Marca y los medios afines al asturiano, que se apuntan a caballo ganador como todo aquel que habla de aerodinámica y de estrategias en las paradas en boxes como si llevasen toda la vida siendo mecánicos de Sauber. La tendencia española de subir todo a la enésima potencia para luego tirarlo por los suelos a la mínima que surja la ocasión puede pasarle factura a Alonso cuando no vaya todo bien. Ya le pasó a Sergio García, a Olano y a miles de ejemplos más. Esperemos que a él no.
Obviamente para seguir viendo las carreras en un horario normal.

domingo, 4 de febrero de 2007.
 
 
El gordito va en busca de pasta
Alfonso Sotelo
domingo, 28 de enero de 2007.
 
Por si fuese poco; derbi copero
Alfonso Sotelo
domingo, 21 de enero de 2007.
 
La crisis del Real Madrid
Alfonso Sotelo
domingo, 14 de enero de 2007.
 
El mercado invernal
Alfonso Sotelo
domingo, 7 de enero de 2007.
 
Triste o alegre, pero fin de año
Alfonso Sótelo
domingo, 31 de diciembre de 2006.
 
'Bai-bai' Mister Jabo
Alfonso Sotelo
domingo, 24 de diciembre de 2006.
 
Dos erres muy distintas
Alfonso Sotelo
domingo, 17 de diciembre de 2006.
 
¿Balón de oro? ¿Cannavaro?
Alfonso Sotelo
domingo, 10 de diciembre de 2006.
 
Ay Jabo... pobre Jabo
Alfonso Sotelo
domingo, 3 de diciembre de 2006.
 
¡Vaya nivel de comentaristas!
Alfonso Sotelo
domingo, 26 de noviembre de 2006.
 
El esperpento electoral bético
Alfonso Sotelo
lunes, 20 de noviembre de 2006.
 
Dos orillas y muy distanciadas
Alfonso Sotelo
sábado, 11 de noviembre de 2006.
 
Del Nido vs. Prisa
Alfonso Sotelo
sábado, 28 de octubre de 2006.
 
La pela es la pela
Alfonso Sotelo
sábado, 21 de octubre de 2006.
 
El negociazo de las selecciones
Alfonso Sotelo
domingo, 15 de octubre de 2006.
 
El pesado de Raúl
Alfonso Sotelo
sábado, 7 de octubre de 2006.
 
Odioso tikitaka, pesadas llaves, maldito Salinas...
Alfonso Sotelo
sábado, 23 de septiembre de 2006.
 
El día grande de Sevilla
Alfonso Sotelo
sábado, 16 de septiembre de 2006.
 
Las comparaciones, como siempre, odiosas
Alfonso Sotelo
sábado, 9 de septiembre de 2006.
 
La LFP el fax y el día 31
Alfonso Sotelo
domingo, 3 de septiembre de 2006.
 
La liga vista desde el sur
Alfonso Sotelo
domingo, 27 de agosto de 2006.
 
Archivo
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris